Según una encuesta, el 72% prefiere seguir en alguna modalidad de trabajo remoto luego de la pandemia

La pandemia produjo cambios en los hábitos laborales y algunos pueden haber llegado para quedarse.  Un estudio indica que un 47% de los consultados en todo el país  prefiere un formato mixto de oficina y trabajo remoto una vez que pase la pandemia. El dato es parte de un relevamiento realizado por la empresa internacional de servicios de recursos humanos Randstad.

Otro indicador es que hay 19% que asegura que preferiría seguir trabajando siempre desde su hogar. Y es apenas un 6% el que sostiene que quisiera volver a sus tareas desde la oficina cuando se levanten todas las restricciones.

Las opciones se completan con un 17% que elegiría una flexibilidad para cambiar con libertad sus horarios de trabajo, un 6 que se inclina por un formato que le permita elegir cuándo trabajar desde el hogar. Hay además un 5% que optaría por hacer sus tareas de forma remota desde cualquier sitio.

Si se suman los porcentajes que optaron por alguna modalidad de trabajo remoto la cifra llega casi al 72% de los consultados.

Sólo en 6% quiere volver al trabajo presencial en la oficina como era antes de la pandemia.

Datos de una encuesta elaborada por la empresa Randstad

Andrea Ávila, CEO de Randstad para la Argentina y Uruguay, sostuvo se “acaba de reglamentar parcialmente una ley de teletrabajo. Está más orientada a la regulación que al impulso de esta modalidad laboral de gran potencial”.

“Los resultados de este estudio dan cuenta de la diversidad de preferencias en relación a los formatos de articulación del trabajo-dijo el ejecutivo, según la agencia Télam-. Es un fenómeno que surge por efecto de una mayor deslocalización que la experiencia de la pandemia nos deja”.

Ávila señaló que “las medidas de emergencia implementadas durante 2020 por el Estado y las empresas han buscado sostener el empleo de la mayor cantidad de personas posible, morigerando el impacto de la recesión económica derivada de la abrupta caída de la actividad”.

“En la reconstrucción que tenemos por delante-agrega el CEO-las expectativas y dudas que expresan los trabajadores serán la materia prima. Las organizaciones deberán tomarla y trabajar para fortalecer su cultura y recuperar la moral de su fuerza laboral cuando la pandemia quede definitivamente atrás”.