Acuña acusó a los docentes de “asustar a las familias” y UTE-Ctera respondió: “La improvisación es total”

El debate por el potencial reinicio de las clases presenciales el próximo 17 de febrero en la Ciudad sigue creciendo. La ministra de Educación porteña, Soledad Acuña, acusó este lunes 25 de enero a los gremios docentes de “generar miedo en las familias”. La funcionaria insistió que “con los cuidados” es posible “tener las escuelas abiertas”. Desde los sindicatos docentes salieron a responderle. La secretaria General de UTE-Ctera, Angélica Graciano, le dijo a Diario Z: “No sólo que no hay ningún cuidado de la salud en la propuesta sino que hay una total improvisación”.  

Acuña, por su parte, en declaraciones a Radio Mitre, sostuvo que la decisión del Gobierno local se basa en la experiencia internacional. “Lo que hemos decidido, aprendiendo del caso de España, es que la burbuja puede ser el grado o la sección en secundaria. Eso como criterio de agrupamiento, no como criterio de organización”.

“Lo que hemos decidido, aprendiendo del caso de España, es que la burbuja puede ser el grado o la sección en secundaria”

Soledad Acuña, ministra de Educación de la Ciudad.

“No quiere decir-agregó la ministra-, como están diciendo algunos gremios para generar miedo, que vamos a hacinar a 30 chicos dentro de las aulas. Quiere decir que la burbuja, en caso de aislamiento, va a ser el grado, que pueden estar juntos en algún momento, pero puede ser que en otro momento estén separados”.

“¿Van a poner a los chicos mitad en el aula y mitad en el pasillo? Parece que no tiene idea de lo que son las escuelas”. 

Angélica Graciano, secretaria General de UTE-Ctera.

Al respecto, Graciano remarcó: “Los grupos en las escuelas son de 25 a 30 estudiantes. En la Zona Sur de la Ciudad son incluso más numerosos. La ministra tiene que decir cómo va a dividir en tres los grupos y cómo van a reforzar con los docentes. Ella misma dijo que los docentes pueden poner alumnos en el aula y en el pasillo. ¿Van a poner a los chicos mitad en el aula y mitad en el pasillo? Parece que no tiene idea de lo que son las escuelas”.  “Hay una falta de responsabilidad enorme”, remarcó la líder sindical.

Graciano destacó que no son los gremios los que rechazan la vuelta presencial el 17 de febrero sino toda la comunidad. “Las familias tienen miedo. Son los colectivos de padres los que están rechazando esta imposición-sostuvo la dirigente-. La Ciudad es uno de los distritos donde es más habitual que los abuelos cuiden a los chicos mientras los padres trabajan. Acuña debe revincularse con la realidad del sistema educativo a su cargo”.