Padres, alumnos y docentes piden postergar el inicio de clases hasta marzo para preparar un esquema mixto

Por Franco Spinetta, especial para Diario Z

Diversos colectivos de la comunidad educativa porteña, junto a sindicatos y legisladores, exigieron hoy en la Jefatura de Gobierno de la Ciudad la postergación del inicio de clases presenciales para marzo. Y solicitaron la aplicación de un sistema mixto que permita un regreso escalonado a las aulas de alumnos y docentes. La propuesta contrasta con la decisión del gobierno local de retomar la cursada el 17 de febrero, una medida por el momento inamovible, a pesar de que cooperadoras y familias vienen advirtiendo que la mayoría de las escuelas no está en condiciones de cumplir con el protocolo preventivo.

El acto congregó a 11 colectivos que lograron unificar, por primera vez, un pedido por el “retorno seguro a las escuelas”, luego de que el ministerio de Educación de la Ciudad los señalara como los sectores que “no quieren volver a las clases”.

“Esto es una apuesta de marketing. Quisieron primerear con el anuncio, pero es obvio que las clases no van a volver de la manera en que lo plantean. Todos queremos que vuelvan las clases, pero queremos que sea progresivo”, dijo a Diario Z Javier Galarza, presidente de la cooperadora del Liceo 9 y delegado de Cooperadoras escolares de la Comuna 13. “Necesitamos un canal de diálogo con el gobierno. No somos enemigos. Queremos sumar con ideas. La verdad es que para una vuelta segura, la mayoría de las escuelas no cuentan con una infraestructura para cumplir con el protocolo”, señaló.

“Estamos de acuerdo con las clases presenciales, pero lo que hay que debatir es cuándo y cómo. Ahí tenemos las diferencias sustanciales con el gobierno”.

Pablo Cesaroni, de Cooperadores en Movimiento.

“Estamos de acuerdo con las clases presenciales, pero lo que hay que debatir es cuándo y cómo. Ahí tenemos las diferencias sustanciales con el gobierno”, explicó a Diario Z Pablo Cesaroni, de Cooperadores en Movimiento. “Hoy no están dadas las condiciones. Hay problemas edilicios. Los metros cuadrados no alcanzan para cumplir con el distanciamiento de 1,5 metros. La ventilación de las aulas no es la adecuada.  No está garantizado el transporte. La cantidad de contagios en la Ciudad es muy elevado y la vacunación de los docentes ni siquiera comenzó”, enumeró.

“Durante 2020 no se hizo nada, cuando se podrían haber preparado los establecimientos. Le pedimos al gobierno que sea razonable y no se cierre en una sola postura”, sumó Galarza.

En ese sentido proponen al gobierno que las clases comiencen en marzo, previa conformación de una mesa de diálogo integrada por Educación, Salud y los diversos actores de la comunidad educativa. “Nosotros creemos, como muchos especialistas, que la vuelta debe ser mixta, presencial y virtual”, indicó Cesaroni. “Estamos en un contexto de reducción del presupuesto y hubo muchas críticas al respecto. Pero hoy tenemos que enfocarnos en la propuesta, que es volver a clases en las condiciones adecuadas”, enfatizó.

Desde Vacantes para Todos, su referente Patricia Pines advirtió que a pocos días de la fecha decretada por el gobierno para el regreso a las aulas “no hay protocolos definitivos. Lo que da cuenta de la irresponsabilidad e improvisación de la medida que pretende llevar adelante el gobierno”.

“Pedimos diálogo para tener un regreso monitoreado. A cambio recibimos recortes presupuestarios y provocaciones constantes, cuando la obligación del Estado es generar las condiciones necesarias para la presencialidad”

Comunicado del colectivo Familias por la Escuela Pública.

“Distanciamiento mínimo de 1,5 metros, higiene y ventilación como medidas de cuidado son el eje del protocolo inviable presentado por las autoridades de la Ciudad. Quienes transitamos la escuela y quienes enviamos a nuestros hijos e hijas a la escuela pública sabemos que esos tres elementos básicos del protocolo son hoy imposibles de garantizar”, agregó.

Los colectivos educativos también exigieron la reposición de las condiciones de Teletrabajo para madres y padres de menores de 14 años, así como de las licencias por razones de salud. Además reiteraron el pedido de que se garantice la provisión de herramientas tecnológicas y de conectividad a los alumnos que quedaron “desconectados” de las escuelas durante la pandemia.

“Pedimos diálogo para tener un regreso monitoreado. A cambio recibimos recortes presupuestarios y provocaciones constantes, cuando la obligación del Estado es generar las condiciones necesarias para la presencialidad”, señalaron desde el colectivo Familias por la Escuela Pública. “Las escuelas no están en condiciones, no están garantizados los espacios seguros, las aulas no tienen el tamaño adecuado y los patios tampoco, faltan insumos de higiene. No garantizan el transporte ni la conectividad, mientras en las escuelas seguimos dando bolsones, los cuales a veces llegan vencidos”, denunciaron.