Pizzerías porteñas: advierten que el 15% cerraron y que están en riesgo “incluso las clásicas”

Por Franco Spinetta, especial para Diario Z

Hoy, 9 de febrero de 2021, la pizza cumple 100 años de haber sido inventada. Y un clásico porteño está en un “punto crítico”. Las pizzerías de la Ciudad atraviesan una profunda crisis derivada de la pandemia, la falta de ayuda del gobierno local, y los cambios de hábitos laborales y de consumo. Así lo informa la Asociación de Propietarios de Pizzerías y Casas de Empanadas de la República Argentina (Appyce), que revela que un 15% de las pizzerías de la capital cerraron sus puertas durante el último año.

Lorena Fernández, presidenta de Appyce, aseguró a Diario Z: “Después de un año luchando por mantener los negocios a flote, en medio de la crisis económica, el sector llegó a un punto crítico. Hoy el 15% de los comercios tuvieron que cerrar sus puertas en forma definitiva porque les es imposible sobrellevar los gastos”.

Mientras los hornos se apagan, las ayudas del Estado desaparecen. A la suspensión de los ATP, se le sumó el reinicio del cobro de Ingresos Brutos y de ABL, que el gobierno porteño había suspendido en parte del 2020.

“De no visualizar un panorama alentador en breve ocasionará un cierre en cadena inclusive en las pizzerías clásicas y tradicionales de la calle Corrientes”.

Lorena Fernández, presidenta de Asociación de Propietarios de Pizzerías y Casas de Empanadas.

Según el censo de Appyce, en la Ciudad hay alrededor de mil pizzerías, de las cuales 150 bajaron sus persianas. Hay 1500 personas que perdieron sus puestos de trabajo. Cuando comenzó la pandemia, en marzo del 2020, los comercios redujeron forzadamente su canal de comercialización al delivery. Hoy, con las aperturas decretadas, tampoco trabajan al 100%. “Está habilitado el delivery y el take away, también las veredas, pero no todas las pizzerías cuentan con esa posibilidad. Y en el salón con un máximo que en el mejor de los casos es de un 30% de aforo”, explican desde Appyce.

La entidad realizó una encuesta interna entre sus asociados. El resultado fue desolador: el 35% de las pizzerías cree que no va a sobrevivir a esta crisis. La situación es particularmente delicada en los comercios del micro y macrocentro porteño, San Telmo y Puerto Madero, que vivían de la actividad en oficinas, teatros y turistas. Los cambios en materia laboral (con la instalación del home office de manera masiva), sumado a las limitaciones a la actividad cultural y el turismo, fueron un durísimo golpe para el sector. “De no visualizar un panorama alentador en breve ocasionará un cierre en cadena inclusive en las pizzerías clásicas y tradicionales de la calle Corrientes”, advierte Appyce.

“Hoy el 15% de los comercios tuvieron que cerrar sus puertas en forma definitiva porque les es imposible sobrellevar los gastos”.

Es lo que señalan desde Appyce, la asociación de los dueños de pizzerías.

“Cómo hago para abonar los sueldos si tengo empleados para atender 100% de salón y solo me permiten abrirlo en un 30%. Los alquileres y materia prima siguen subiendo. Es insostenible. Hoy los propietarios piden el 100% del alquiler y los ingresos no alcanzan para pagar todas las obligaciones”, asegura el dueño de una pizzería del barrio de Almagro.

Además de tener problemas con la demanda, las pizzerías recibieron otro golpe por el lado de los insumos. En un año, la mozzarella aumentó un 100% su valor. Y al costo fijo, los comercios tuvieron que agregarle una nueva comisión, las de las apps de delivery, una forma de consumo que se expandió rápidamente durante la cuarentena.

“Appyce está gestionando con el Ministerio de Desarrollo Productivo una reducción en las comisiones, ya que alcanzan algunas hasta un 35% del total de la factura.  Es por ello que estamos avanzando en reducir y poner un tope a dichas comisiones”.

En el mismo sentido, la entidad cree que sin el ATP y sin una nueva exención del pago de Ingresos Brutos y de ABL, el sector está condenado a reducir su tamaño, poniendo en riesgo incluso a históricas pizzerías que conforman el ADN de los porteños.