La Boca: aunque están prohibidos los desalojos, un juez mandó a 22 familias y 40 chicos a la calle

Desde esta madrugada, unos 150 efectivos de la Policía de la Ciudad vallaron el frente de Vespucio 65, en el Barrio de La Boca. El objetivo fue proceder al desalojo de las 22 familias que viven allí, algunas hace muchos años. Entre ellos, unos 40 niños y niñas.

La orden de echarlos a la calle procede del Juzgado Civil Número 97, a pesar de que se encuentra vigente el decreto presidencial que suspende los desalojos (decreto 320/2020 prorrogado por decretos 766/20 y 66/21).

“Las familias tuvieron tres reuniones con el IVC (Instituto de Vivienda de la Ciudad). Hoy hay 150 efectivos policiales y no hay nadie del programa Buenos Aires presente, no hay nadie del área de emergencia inmediata. Necesitamos que las familias se muden, que no sean desalojadas en un operativo absolutamente sobredimensionado”, expresó Natalia Quito, referente del barrio e integrante de La Boca Resiste y Propone.

“Esto seria un antecedente pésimo porque jamás en 10 años ha habido un desalojo. El único desalojo violento en los últimos 7 años fue Rocha y no había ni la cuarta parte de los efectivos policiales que hay acá. Le estamos pidiendo a la parte actora, a Comahue, que de 90 días de plazo”, remarcó.

La empresa que promueve el desalojo es Alarmas Comahue, de seguridad privada que “compró el inmueble en estado de ocupación por un precio muy bajo, conociendo la situación de las familias, y esperando realizar un negocio con el desalojo“.

En una entrevista de Radio Gráfica, la legisladora porteña del Frente de Todos María Bielli denunció que el desalojo “se está haciendo fuera de un decreto nacional que marca que no se pueden hacer desalojos en este momento. Lo que tiene que pasar con ese decreto a nivel es que las jurisdicciones se haga cargo de que se cumpla. Evidentemente acá no sucedió”, aclaró.

Cintia, una de las vecinas desalojadas, contó que vivía en Vespucio 65 hace 15 años.  “Todo se nos complicó todo porque hay familias que no tienen trabajo. Hay familias que cobramos el 50 por ciento del sueldo. No tenemos donde irnos”, relató.

Y agregó: “Nadie nos da ninguna respuesta. Vamos a acampar acá y hacer todo lo que podamos hacer por nuestra familia. Somos gente trabajadora pero todo lo que nos piden para un alquiler no alcanza en este momento. Con la pandemia se nos complicó el tema trabajo. Los chicos es lo que nos preocupa en este momento”.