Vacunación: Trotta le pidió a Quirós que “incluya a los docentes”

Todas las provincias comenzaron a brindar turnos para vacunar a los docentes. La excepción es la Ciudad de Buenos Aires. Es un hecho que le suma un condimento más al debate sobre la estrategia de vacunación de la CABA. El gobierno de Horacio Rodríguez Larreta se defiende argumentando que tiene proporcionalmente más personal de salud y más adultos mayores de 65 años que el resto de los distritos.  

En este contexto se produjo ayer miércoles 3 de marzo la reunión del ministro de Educación nacional, Nicolás Trotta, con el de Salud porteño, Fernán Quirós, y la de Educación, Soledad Acuña. Hoy Trotta remarcó que en ese encuentro les solicitó a los funcionarios capitalinos que “pongan en su agenda la necesidad de vacunar a los docentes” contra el coronavirus.

El ministro de Salud de la Ciudad nos manifestó la problemática que tenían por la cantidad de empleados del sector salud y que aún no han terminado de vacunar”, dijo Trotta. Y explicó que la Ciudad está planteando que todavía le faltan 50.000 trabajadores sanitarios por inocular. Que recibieron 30.000 dosis de Sinopharm, de origen chino, que se usarán para ese sector.

“Les manifesté la necesidad de que pongan en su agenda de vacunación a los docentes.”

Ministro de Educación, Nicolás Trotta

Esta vacuna es la que se comenzó a aplicar a los docentes en otros distritos porque aún no se aprobó para mayores de 60 años.  

Al respecto, Trotta señaló que se les dijo a las autoridades porteñas que “están llegando otras vacunas” y que les volvió a solicitar que “pongan en su agenda a los docentes”.

“A nivel país se tomó la decisión de iniciar la vacunación a nuestros maestros y maestras con la vacuna china”, dijo Trotta. “Se inició en las provincias de Santa Fe y San Juan. Es un primer paso que nos ayuda a fortalecer la presencialidad”.

Del lado del Ejecutivo porteño quien se refirió al tema fue Diego Santilli. El vicejefe de Gobierno retomó la línea argumental de Quirós. “La Ciudad recibe en función de lo que a la Nación le va llegando  y es un porcentaje correspondiente a nuestra población”.

“El debate que planteó Quirós -agregó Santilli- es que la Ciudad está sobre representada en los dos segmentos que vacunamos, trabajadores de salud y adultos mayores”.

“La Ciudad está sobrerrepresentada en los dos segmentos que vacunamos, trabajadores de salud y adultos mayores.”

Diego Santilli, vicejefe de Gobierno

El vicejefe explicó los motivos de esta sobrepoblación en salud. “Tiene que ver con un sistema diseñado hace más de 70 años que era de la periferia hacia el centro. Por eso tenemos 34 hospitales públicos y 46 centros. Pero también están los sanatorios de las prepagas y de las obras sociales”.

 “Lo mismo ocurre con los adultos mayores -destacó-. Tenemos 150 mil  mayores de 80 y 250 mil de más de 70. Eso nos da un porcentaje más grande de esa franja etaria que otras provincias”.

Un dato que se suma al debate es qué porcentaje del total de vacunas distribuidas ha recibido cada distrito. En ese sentido, la Ciudad ha sido la más beneficiada por estar cerca de los centros en los que se almacenan los envíos que llegan del exterior.

La Ciudad es el distrito que más dosis de vacunas recibió en relación a su población: el equivalentes al 7,5 por ciento de sus habitantes.

Datos del Ministerio de Salud Nacional.

Según los datos del Ministerio de Salud de la Nación, la Ciudad recibió ya 221.225 dosis en total. Esto implica que -en relación a su población, tres millones de habitantes-, llegaron dosis que equivalen al 7,5% de los habitantes. A la provincia de Buenos Aires, por ejemplo,  llegaron 856.205 dosis. Esto representa un 5,5 por ciento de los 15,5 millones de personas que viven en territorio bonaerense. Lo mismo ocurre con Santa Fe, que con más habitantes de la CABA recibió hasta ahora 172.900 dosis, 50 mil menos que la Capital.

Si se miran los datos de las otras provincias, la conclusión es que proporcionalmente la Ciudad es el distrito que más dosis recibió en relación a sus habitantes. En este caso, por el privilegio de estar cerca de los centros de almacenamiento.