El caso de “la paciente Buenos Aires” que hace 12 años controla el VIH sin tratamiento

Una paciente de la ciudad de Buenos Aires que fue diagnosticada en 1996 con VIH logró mantener niveles del virus indetectables en la sangre durante 12 años sin hacer el tratamiento. Esto fue luego de haber utilizado con buenos resultados los retrovirales durante una década. Es un caso excepcional a nivel mundial que abre la puerta a investigaciones para comprender mejor cómo funciona la enfermedad.

La experiencia fue publicada por la revista especializada de la Sociedad de Enfermedades Infecciosas de América. Se trata de una paciente que actualmente tiene de 56 años y vive en la Ciudad. Es tratada desde 1997 por la médica Analía Urueña y la infectóloga Isabel Cassetti, en Helios Salud.

“El caso se inscribe dentro de lo que se denominan los controladores pos tratamiento. Son un grupo muy reducido de personas en el mundo (menos del 15% de las personas que viven con VIH) que por algún motivo dejaron el tratamiento y lograron controlar la replicación del virus y mantenerlo indetectable”, contó la infectóloga Cassetti a Télam.

“Son un grupo muy reducido de personas en el mundo (menos del 15% de las personas que viven con VIH) que por algún motivo dejaron el tratamiento y lograron controlar la replicación del virus”

Infectóloga Isabel Cassetti, que trabaja con la paciente.

La denominada “paciente de Buenos Aires” tiene otras condiciones que la hacen excepcional. “Ella llegó al diagnóstico de VIH con enfermedad avanzada en el año 1996. Sus defensas estaban muy bajas y una altísima carga viral. Comenzó un tratamiento que abandonó al año y en 1997 llegó a Helios hicimos un nuevo el tratamiento. La carga viral disminuyó y mejoró su estado clínico”, recordó la infectóloga.

“La segunda condición que la convierte en un caso excepcional es que ella perdió los anticuerpos. Esto quiere decir que si se le hace hoy un test de Elisa no se detecta que tiene VIH. Y la tercera es que lleva 12 años con su carga viral indetectable, lo cual es mucho tiempo”, describió Casetti.

La paciente realizó el tratamiento durante una década y para 2007 presentó efectos adversos, como aumento de los triglicéridos,  colesterol y lipodistrofia. Fue cuando lo abandonó y así sigue.