Con las 23 mil nuevas dosis que recibirá, la Ciudad podría terminar de inocular a los mayores de 80, los que más fallecen

A las 14:21 de este viernes 19 de marzo aterrizó en Ezeiza el avión de Aerolíneas Argentinas proveniente de Moscú. El vuelo trajo un nuevo cargamento de dosis de la vacuna Sputnik V. En esta ocasión fueron 330 mil del primer componente.

Las nuevas dosis serán distribuidas a las 24 jurisdicciones en los próximos días. El objetivo fundamental trazado por el Gobierno Nacional es que esta tanda se aplique a personas mayores de 70 años en todo el país, en el marco del Plan Estratégico de Vacunación.

A la Ciudad de Buenos Aires le tocan alrededor del 7 por ciento de las dosis que llegan. En este caso serían unas 23.000 dosis.

Según la información publicada por el Gobierno porteño, para los mayores de 80 años se aplicaron hasta ahora 90.387 de las 104.500 recibidas con ese objetivo. En la CABA hay 150 mil adultos mayores de 80 años y otros 300 mil entre 65 y 80. No se anotó para inocularse el 100% de los mayores de 80, que son los que por ahora están habilitados. Así que, aunque el dato exacto de los inscriptos a los que aún no se les asignó turno no esté publicado, el propio Rodríguez Larreta afirmó días atrás que con esta nueva tanda alcanzaría “para finalizar” con esa franja etaria.

No es un dato menor poder cubrir a esa franja etaria aunque sea con la primera dosis. El promedio de edad de los fallecidos, según los datos del Ministerio de Salud de la Ciudad, es de 76,9. Y en la franja superior 80 fallecen casi 3 de cada 10 positivos detectados. Vacunar a los adultos mayores no reduce la circulación del virus. De hecho, el 82% de los positivos de CABA son personas entre 0 y 59 años, pero sí puede disminuir mucho la letalidad.