Nadie sabe cuántas personas viven en la calle en la Ciudad de Buenos Aires

El caso de Maia Yael Beloso, la niña de 7 años que el lunes por la mañana fue secuestrada en Parque Avellaneda por un hombre, reabrió el debate respecto de cuántas personas viven a la intemperie en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Según el último relevamiento anual realizado en abril de 2019 por organizaciones de la sociedad civil, la Defensoría de la Ciudad y la Auditoría General porteña, en ese momento eran 7.251.

El segundo Censo Popular de Personas en Situación de Calle (CPPSC) contó 871 niños, niñas y adolescentes y al menos 40 mujeres embarazadas en esa situación.

De las 7.251 personas censadas en aquella oportunidad, 5.412 no tenían acceso a paradores ni a establecimientos con convenio con el Gobierno de la Ciudad; “es decir, duermen en la vía pública”, expresó el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), una de las organizaciones de derechos humanos que efectuaron el censo. “El 80 por ciento son varones; el 19, mujeres; y el 1, travesti o trans. Muchas mujeres dijeron haber sufrido violencia ellas o sus hijos como explicación para haber dejado sus casas y la realidad de no encontrar ninguna respuesta estatal de acompañamiento para las sobrevivientes de violencia por motivos de género”, fueron otros de los resultados que arrojó el CPPSC.

Según el último Censo, de 2019, 5.412 personas dormían en la calle, 1.340 en paradores con convenios estatales y 641 en paradores del gobierno porteño.

Consultados sobre las circunstancias que motivaron su situación de calle, 802 afirmaron que fue por la pérdida de empleo, 550 por incapacidad de costear una vivienda y luego diferentes razones vinculadas a conflictos de pareja, familiares o al consumo problemático de sustancias.

Un total de 2.314 de los encuestados afirmó no poder acceder al subsidio habitacional del Gobierno porteño por diversos problemas administrativos, 1.188 personas afirmaron haber tenido problemas de salud en los últimos dos años, 532 informaron algún tipo de discapacidad y 1.577 afirmaron haber sido víctimas de algún hecho de violencia en los últimos dos años.

“En 2017, el primer censo arrojó que había 4.394 personas viviendo en las calles porteñas y 5.872 si se sumaban a esa estadística aquellas que dormían en paradores. Es decir que en dos años, se incrementó un 23% la gente sin ningún tipo de acceso a políticas habitacionales. Al menos 1461 personas se encuentran en la calle por primera vez”, consignó otro pasaje de las conclusiones.

Las organizaciones que realizaron el censo son: Abrigar DerechosACIJAsamblea Popular de Plaza DorregoCELSDefensoría del Pueblo CABAMinisterio Público de la Defensa CABAMP La Dignidad (Puentes), No tan DistintasAuditoría General CABA y Proyecto 7.

Según esas organizaciones y organismos, la población en situación de calle se define como población fluctuante, es decir población que no está asociada de manera permanente a un lugar concreto del espacio geográfico, y como población oculta, esto es población cuyos comportamientos son estigmatizados y viven situaciones de violencia.

En tanto, para la administración que encabeza Horacio Rodríguez Larreta el número de personas en situación de calle, siempre durante el 2019, era ocho veces menor.

Fueron 1.147 personas las que estuvieron en situación de calle, según un censo confeccionado por la Subsecretaría de Atención y Cuidado Inmediato, dentro de la cual opera el programa Buenos Aires Presente (BAP), cuya misión es atender a personas y familias en condición de riesgo social, afectadas por situaciones de emergencia o con derechos vulnerados.

Por su parte, en diciembre de 2019, antes de la pandemia, Horacio Ávila, referente de Proyecto 7, había estimado en “más de 25.000″ las personas en riesgo de situación de calle” en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.Del total de encuestados, 1.577 afirmaron haber sido víctimas de algún hecho de violencia en los últimos dos años

En tanto, un relevamiento de organizaciones sociales efectuado entre abril y agosto del años pasado, develó que cerca de un centenar de personas vivían debajo de los 8 kilómetros de la autopista 25 de Mayo, en la Ciudad de Buenos Aires. De ese registro participaron la Casa de Cultura y Oficios “Miguel Bru” y la organización “Ciudad Sin Techo”, las cuales recogieron testimonios de violencia institucional. “Nos contaron que la Policía de la Ciudad venía a intimidarlos para que se fueran y algunas veces les rompieron pertenencias”, dijeron.