La Ciudad recibe 58 mil dosis del nuevo cargamento y no informa cuántos mayores de 80 años falta inocular

El misterio con el que los fabricantes rusos manejan la cantidad de dosis de Sputnik V que enviarán a otros países se tradujo en una especie de blooper en la política argentina. El viernes, cuando se confirmó que el vuelo de Aerolíneas Argentinas que había partido el jueves hacia Moscú traía 330 mil dosis, la oposición salió a cuestionar al Gobierno Nacional en bloque. Solo 24 horas después, un nuevo avión despegó hacia el país más extenso del mundo. Aterriza a las 18 horas de este lunes 22 de marzo. Trae 500 mil dosis más en total. Es decir que este fin de semana llegaron 830.000. El panorama cambió y el ritmo de la campaña de vacunación, por ahora, podrá seguir en rangos similares.

A la Ciudad de Buenos Aires le toca el 7 por ciento de todo el cargamento. Son alrededor de 58 mil dosis. Los puntos de mayor tensión con la campaña en la CABA son dos: los adultos mayores -por ahora sólo se está inoculando a la franja superior a los 80 años- y los docentes.

En el caso del personal de salud, aunque hay reclamos, las cifras oficiales indican que se está cerca de finalizar el proceso.

En su página oficial, el Gobierno porteño informa que aplicó 98.182 inoculaciones a personas de 80 años en adelante. Sobre ese total, más de 57 mil son de la Covishield de Oxford Atrazeneca  y el resto de Sputnik. Ante la consulta de si con el nuevo contingente se podrá habilitar la inscripción a los mayores de 70, en el Ministerio de Salud porteño respondieron que, primero, debe finalizar la franja anterior. Y no respondieron cuántas personas faltan de ese rango etario.