Cómo hacer una rosca de Pascua fácil

Infaltable en la mesa de Pascua, ¿quién no quiere servir en su mesa una rosca de Pascua, la masa doradita rebosante de crema pastelera y frutas abrillantadas? La rosca es fácil de hacer, les gusta a todos, y además nos permite asomarnos un poco a la historia mientras cortamos porción por porción a la familia.

El antecedente de la rosca de Pascua, dicen algunos, es una torta redonda que, en señal de gratitud por la generosidad de la Tierra, se regalaba y formaba parte de los festejos paganos de la Antigüedad. Algunos dicen que nació en Bolonia, Italia, cuando los pasteleros de la zona decidieron crear un delicioso postre que compitiera con el tradicional huevo de Pascua. Para ello, utilizaron tres elementos esenciales en la repostería: leche, huevos y harina y le dieron a la mezcla una forma circular. Otra versión dice que la primera nació en el año 476 en la ciudad de Pavia, cuando un monarca bárbaro visitó la ciudad. Según se dice, un pastelero preparó para la celebración de la Pascua un postre con forma de paloma como símbolo de paz y amor, y se lo regaló al rey. Con el tiempo cada país fue creando su propio pan de pascua, agregando ingredientes, cambiando cubiertas, y así llegan a nuestros días propuestas de roscas rellenas con distintas variedades de cremas, roscas almendradas, roscas de chocolate o con frutas. 

Rosca de Pascua fácil

Harina 125 grs.
Levadura fresca 15 grs.
Miel 20 grs.
Leche tibia 100 cc.
Manteca a temperatura ambiente 100 grs.
Levadura de cerveza fresca 30 grs.
Limón 1 unidad
Leche 80 cc.
Aditivo para roscas 5 grs.
Azúcar 100 grs.
Huevos 2 unidades
Esencia de vainilla 1 cda.
Fermento previo
Sal 5 grs.
Harina 400 grs.

Preparación:

Para el fermento, llevamos a un bol la leche tibia con la harina, la levadura fresca y la miel. Mezclamos y dejamos descansar esta masa por 25 minutos .
Para la masa, llevamos a una batidora la harina, el azúcar, la levadura de cerveza fresca y perfumamos con 1 cucharada de esencia de vainilla y la ralladura de limón.
Agregamos los huevos, la leche y el fermento previamente realizado.
Trabajamos con un gancho y cuando se vaya formando el bollo incorporamos la sal fina y el aditivo para roscas.
Integramos bien todo y añadimos la manteca a temperatura ambiente.
Cuando la masa esté unida, y mientras se continúa trabajando en la batidora, espolvorear con harina.
Retiramos del bol y trabajamos con las manos en la mesada hasta formar un bollo liso.
Dejamos levar en bol tapado durante 40 minutos.
Luego, retiramos, aplastamos y hacemos un hueco en el centro y con las manos formamos una rosca.
Llevamos a una placa, aplastamos y dejamos descansar durante 20 minutos, tapada.
Una vez descansada, pintamos con doradura (mezcla de 1 huevo con 2 cucharadas de leche, una pizca de sal, una pizca de azúcar, colar y reservar) y llevamos a horno a 180° por 30 minutos aproximadamente.
Decoramos con crema pastelera, higos y cerezas para pastelería.