Contagios entre niños: la vuelta a la escuela puede ser un “evento super-contagiador”

Por Franco Spinetta. Especial para Diario Z

Por primera vez desde que comenzó la pandemia, los casos positivos de Covid detectados en niños y niñas de 0 a 9 años crecen más rápido que el resto de la población. Tal como explicó a Diario Z la investigadora de la UTN Soledad Retamar, el incremento de contagios en la Ciudad de esa franja etaria fue del 50%, por encima de la media (45%). Esto, a su vez, se ve reflejado en el índice R, que mide el potencial de propagación del virus: mientras en las personas mayores, el índice R es de 1,04, en los menores es de 1,4.

La pregunta frente a este panorama, que se suma a la aceleración de la segunda ola en curso, es si la apertura de las escuelas para el regreso presencial a las aulas está influyendo en el aumento de casos. Desde el gobierno porteño aseguraron a Diario Z que monitorean este escenario día a día y que, por el momento, no está previsto ningún cambio. Se apoyan en los números globales registrados desde el comienzo de la pandemia: la población pediátrica representa el 10% de los casos de coronavirus y apenas el 0,3% de las muertes. Además, arguyen que, mientras se cumplan los protocolos, el nivel de transmisibilidad es prácticamente nulo. ¿Por qué están entonces aumentando los casos entre los menores? “Eventos sociales y reuniones familiares sin el menor cuidado”, dijo una fuente de Salud a este medio. La Unión de Trabajadores de la Educación dice que el gobierno se maneja con datos del 17 de marzo.

Para el infectólogo Martín Hojman, médico del Hospital Rivadavia, en cambio, la escolaridad “tiene mucho que ver”. “Puede ser que otros eventos sociales también influyan, pero la escuela es clave para entender lo que está pasando”, dice a Diario Z. “Otros especialistas dicen que si se respetaran los protocolos, no debería haber problemas, pero yo no sé hasta qué punto se cumplen y si hay capacidad de cumplirlos, por cuestiones edilicias, por la precarización de los docentes que deben moverse de una escuela a otra. Me han contado de escuelas que tienen un baño para 40 alumnos. Por todo esto, yo no descartaría el impacto de las escuelas”, agrega.

“Hoy ya no debería haber debate sobre relación a la capacidad de los niños y niñas tanto de contagiarse como de transmitir la enfermedad”, asegura Analía De Cristófano, jefa del Servicio de Infectología Pediátrica del Hospital Italiano. “Tienen cargas virales similares a las personas adultas”, explica. Con este dato, fundamentado en diversas mediciones, el retorno a las escuelas puede transformarse en un “evento super-contagiador” en tanto no se cumplan los protocolos: “Saber que los chicos contagian y se contagian es muy importante en este contexto de retorno a las aulas, donde las medidas de prevención como uso de barbijos, distancia y ambientes ventilados son clave para disminuir el riesgo de transmisión”.

En referencia a los fallecimientos ocurridos en todo el país, según el último reporte de la cartera sanitaria de la Sala de Situación Pediátrica (con fecha del 23 de febrero) desde el comienzo de la pandemia murieron 155 niñas, niños y adolescentes, 38 de los cuales eran menores de 1 año y casi la mitad (49,68%) presentaban enfermedades pre-existentes. La enfermedad neurológica previa y la inmunosupresión congénita son las más frecuentes. El Hospital Garrahan reportó la asistencia a 818 pacientes menores de 20 años con coronavirus, de los cuales el 63% presentó fiebre como síntoma. Otros síntomas frecuentes fueron catarro, vómito, diarrea y dolor de garganta.

Según indicó a la agencia Télam Rosa Bologna, jefa del servicio de Epidemiología e Infectología del Hospital Garrahan, una complicación presente en los m[as chicos es el denominado Síndrome Inflamatorio Multisistémico (SIM), que se presenta por lo general después del cuadro agudo de Covid-19, e incluso en pacientes que fueron asintomáticos y que requieren atención interdisciplinaria porque lo que se produce es un cuadro inflamatorio en diferentes órganos del cuerpo. Sin embargo, la incidencia de este síndrome es muy baja. Un relevamiento de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI), revela que los casos de SIM representaron el 3% del total.