Largas holas de cola para las personas con síntomas que quieren hacerse hisopados

Largas filas de personas, mucha de ellas con síntomas compatibles con los del coronavirus, se registraron el lunes en las Unidades Febriles de Urgencia que se instalaron el año pasado en los hospitales públicos porteños para testear a los pacientes con síntomas compatibles con Covid-19 sin que éstos ingresen a la guardia general de los centros de salud. Aunque alguno explicaron la explosión de demanda por el fin de semana largo de Pascua, la suba comenzó días antes. El viernes, el periódico de la Comuna 12 mostró largas colas en la puerta del Hospital Pirovano.Monroe 3555, del barrio de Coghlan. Muchas personas se acercaron con síntomas de la enfermedad y esperaban ser atendidas en el acceso a la UFU. La fila daba la vuelta por la calle Roque Pérez.

En la UFU del hospital General de Agudos, Carlos Durand, del barrio porteño de Caballito, la cantidad de personas que asistieron a hisoparse fue constante durante todos los días del fin de semana. Según imágenes difundidas por los propios enfermeros de ese centro de salud podía verse como la fila de personas que comenzaba por Eleodoro Lobos, donde se encuentra la entrada de la unidad febril, y continuaba por Díaz. Estas imágenes de gente con barbijo y distancia, esperando horas para hisoparse se repitieron en ese centro de salud “durante todo el fin de semana y la semana anterior, es una constante”, aseguró a Télam Héctor Ortiz, enfermero del Durand.

Un escenario similar se registró en el Hospital General de Niños Pedro de Elizalde, del barrio de Constitución, en donde la UFU fue instalada sobre la avenida Montes de Oca, allí y con vallas organizando las filas, decenas de personas esperaban ser hisopadas.