El semáforo sanitario está en rojo, y el apoyo al paro de docentes y auxiliares es masivo

Por Franco Spinetta. Especial para Diario Z

Seis sindicatos docentes, entre ellos los dos mayoritarios de la Ciudad, UTE y Ademys, y Sadop, el más importante de las escuelas privadas, paran este lunes en defensa de la salud y contra el regreso a la presencialidad. Tanto UTE como Ademys coincidieron en asegurar a Diario Z que la adhesión es “masiva”. Según los números que manejan los gremios en las primeras horas de la jornada, el acatamiento estuvo en el orden del 90%.

“Esto no es un capricho, en los últimos 14 días en la Ciudad tuvimos 1.100 casos cada 100 mil habitantes y la revista The Lancet publicó que la presencialidad acelera la transmisión.

angelica graciano. ute ctera

A pesar de que el gobierno nacional dictó un DNU que suspendía las clases presenciales por dos semanas, el gobierno porteño emprendió una cruzada judicial para desobedecer la medida y consiguió un fallo exprés de la Justicia porteña, que habilitó el dictado de clases en las escuelas. Inmediatamente después de conocer la sentencia, los sindicatos convocaron a un paro exigiendo a la Ciudad el acatamiento del DNU.

“Hay muchos docentes enfermos. De 33 mil vacunas destinadas a los trabajadores de la educación, vacunaron a 16 mil. Y somos 110 mil entre docentes y no docentes.”

jorge adaro, ademys

“Hay un alto acatamiento”, dijo a Diario Z Angélica Graciano, secretaria general de UTE-Ctera. “Le demandamos al gobierno que respete el DNU, un impasse de 10 días de clases presenciales para cortar la circulación y el crecimiento de los casos”, agregó. Según analizan en UTE, el semáforo epidemiológico “está totalmente en rojo”.

“Esto no es un capricho, en los últimos 14 días en la Ciudad tuvimos 1.100 casos cada 100 mil habitantes y la revista The Lancet publicó que la presencialidad acelera la transmisión. Desde el gobierno hacen una construcción ficcional de la realidad”, consideró Graciano.

Jorge Adaro, secretario adjunto de Ademys, coincidió con Graciano en que el “paro viene muy bien”, incluso en los niveles medios, que suelen ser menos activos. “Hasta se han suspendido clases que hoy les tocaban en forma virtual”, dijo.

Entre los docentes hay un profundo malestar derivado de la politización y, luego, judicialización de la presencialidad en las escuelas. ““De 33 mil vacunas destinadas a docentes, vacunaron a 16 mil. Y somos 110 mil entre docentes y no docentes lo que está sucediendo, la situación es muy compleja en la Ciudad y no sabemos cómo va a seguir”, señaló Adaro.

En tanto, UTE recordó que desde el comienzo del ciclo lectivo, en febrero, se multiplicaron las denuncias y reclamos por las “deficiencias de los protocolos” y la falta de inversión en infraestructura e insumos para garantizar la presencialidad. “Estamos en una urgencia que nos plantea la pandemia. Hay muchos docentes enfermos. Queremos expresar una gran preocupación por este modo de dirigirse a la sociedad de manera falaz, inventando datos, la verdad estamos muy preocupados, no son maneras de gobernar”, indicó Graciano, quien a su vez expresó su preocupación por el ritmo de vacunación de los docentes: “De 33 mil vacunas destinadas a docentes, vacunaron a 16 mil. Y somos 110 mil entre docentes y no docentes…”.

“Hay un caos total”, agrega Adaro. Mientras aumentaba la curva de contagios, las escuelas comenzaron a interrumpir sus cursadas por docentes contagiados y burbujas aisladas. “Hay escuelas con presencialidad, otras que están cursando de manera totalmente virtual, hay paros y protestas, es decir, el sistema está en tensión”, señaló Adaro. “Y la judicialización no ayuda, se profundiza la crisis política. Lo de Rodríguez Larreta es muy irresponsable. En el medio, están las escuelas y la educación. Lo que está pasando es tremendo y estrictamente responsabilidad del gobierno de la Ciudad”, cerró.