Segunda ola: por qué hay más jóvenes internados en las terapias

El promedio de edad de los pacientes con coronavirus internados en Unidades de Terapia Intensiva (UTI) descendió en esta segunda ola, según intensivistas e infectólogos. Las causas, coinciden, pueden encontrarse en el gran número de personas jóvenes contagiadas y también en que, como los mayores de 70 años mantienen los cuidados y, como ya fueron vacunados, no desarrollan formas graves de la enfermedad.

Al hacer un análisis de la proporción que representan las diferentes franjas etarias en las UTI desde comienzos del año hasta hoy según los datos oficiales, el senador correntino Martín Barrionuevo encontró que los menores de 50 años representaban el 10,9%de las camas en la primera semana del año, mientras que actualmente (semana epidemiológica 15) representan el 21%.

“Estamos viendo que el promedio de edad es menor de 60 años, incluso hay lugares donde tenemos pacientes de 40, 45 años con cuidados intensivos. El año pasado la media era de alrededor de 70”, describió a Télam Rosa Reina, presidenta de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (SATI).

Según el último estudio realizado por la SATI el 16 de abril pasado, del que participaron 163 UTI de todo el país, 84 (52%) públicas y 79 privadas que representan 3.332 camas, la edad promedio de los pacientes internados en esos cuidados críticos fue de 53 años.

“La explicación que encontramos de esto es que los jóvenes y adultos jóvenes son los que más circulan -por trabajo, estudio, reuniones sociales- y los que todavía no se vacunaron, salvo alguna excepciones con comorbilidades”, sostuvo Reina.

Y continuó: “En cambio, los mayores de 80 -que el año pasado tuvimos muchos-, hoy se están cuidando muchísimo y la mayoría ya están vacunados”.

“En principio éstas serían las razones que identificamos; aún no tenemos claro si hay alguna incidencia de las variantes nuevas en esta disminución de la edad de los casos graves”, sostuvo.

La especialista explicó: “Tenemos gente joven contagiándose mucho. Hemos visto una mujer de 24 años desaturando oxígeno, de 16 años en terapia, sin comorbilidades”.


“Esto se explica por la gran cantidad de casos; si hay 100 casos y la probabilidad de que una persona joven se enferme de gravedad es del 0,2% es posible que no aparezca ninguno; pero si en lugar de 100 hay 10 mil casos, entonces puede ser que tengas dos”, describió.

Obieta sostuvo que “otro tema es que durante este año la mayoría de las personas de más 80 años se cuidaron mucho, se quedaron en sus casas y se adaptaron; en cambio los de más de 60 ó 70 que están bien, al principio se cuidaron un poco y después comenzaron a circular, muchos siguen trabajando, la mayoría están activos”.

“A esta franja (de 60 a 79) se le suma que muchos todavía no están vacunados, entonces son los que quedaron más expuestos a enfermarse gravemente”, añadió.