Enfermería: “Llevamos un año con jornadas agotadoras, sentimos mucho dolor y soledad”

Por Franco Spinetta. Especial para Diario Z

En medio de la enorme segunda ola de Covid-19 que ha saturado el sistema sanitario de la Ciudad, los trabajadores de la salud -tanto médicos como del área de enfermería- renovaron sus reclamos por los magros salarios, falta de personal y de reconocimiento al trabajo que vienen realizando desde el comienzo de la pandemia.

“El sector de menores salarios de la Ciudad somos los trabajadores de los hospitales.”

Rodolfo Arrechea, ATE y enfermero del Hospital Rivadavia.

El miércoles 21 de abril, enfermeras y enfermeros se movilizaron hasta el Obelisco para exigir, una vez más, un aumento del sueldo, hoy ubicado por debajo de la línea de la pobreza. Según pudo comprobar Diario Z, el salario promedio hoy del área de enfermería se encuentra entre los 42 y 44 mil pesos mensuales, con jornadas de hasta 12 horas por día, y pluriempleo. Además, los y las enfermeras siguen sin ser reconocidas como profesionales de la salud, algo que impacta más allá de lo simbólico y atañe concretamente a la cuestión de los ingresos, ya que quedan excluidas de los escalafones a los que acceden los médicos.

“El sector de menores salarios de la Ciudad somos los trabajadores de los hospitales”, denuncia Rodolfo Arrechea, coordinador Nacional de Salud ATE y enfermero del Hospital Rivadavia. Una suma fija de entre 20 y 25 mil pesos para todos los trabajadores, el sostenimiento de las licencias de los profesionales dispensados (que fueron llamados a trabajar nuevamente durante el mes de abril), el nombramiento de personal y un cronograma de descanso semanal para garantizar la atención segura en los hospitales, forman parte del reclamo general de ATE.

“Enfermería es la primera línea, tiene la mayor cantidad de muertos y contagiados, y siguen sin ser considerados como profesionales de la salud.”

Carlos Paz, médico del Hospital Moyano y secretario general de su asocación de profesionales, AGIHM

“¿Cómo puede ser que nos den un bono de $6.500, que encima lo vamos a cobrar recién en junio? La Ciudad quiere mantener estos salarios bajos y tenemos un problema. Los únicos que estamos en la primera línea desde el primer día, somos los trabajadores de la salud. Queremos un reconocimiento y el Estado tiene los recursos”, advierte Arrechea.

Laura Rojas, enfermera del shock room del Hospital Santojanni, califica como “lamentable” la situación laboral que atraviesan, en medio del peor momento de la pandemia. Con voz entrecortada, luego de terminar su turno, le dice a Diario Z: “Llevamos más de un año con jornadas laborales agotadoras, atendiendo a destajo y sin mejoras salariales. Hoy no estamos con la capacidad de atender a todos, sentimos mucho dolor y mucha soledad. Nos han dicho que somos esenciales, pero nos tratan como basura. Reclamamos un sueldo digno, nada más ni nada menos, somos profesionales de la salud, queremos que nos escuchen”. “Estamos desbordadas emocionalmente, las condiciones laborales no dan para más, no paramos de atender pacientes, ponemos la vida y el cuerpo. Queremos que se nos reconozca, no se pueden hacer tratamientos de salud sin enfermería”, agrega.

Carlos Paz, médico del Hospital Moyano y secretario general de su asocación de profesionales, AGIHM, asegura que “todo el personal de salud está absolutamente agotado, desbordado y quemado: en todas las áreas y en todos los hospitales”. “Enfermería es la primera línea, tiene la mayor cantidad de muertos y contagiados, y siguen sin ser considerados como profesionales de la salud”, lamenta Paz.

La decisión del gobierno porteño de revocar las licencias de los trabajadores con patologías de riesgo, incluso mujeres embarazadas, cayó muy mal en el sector. “Es un disparate”, apunta Paz. Y agrega: “En abril se suspendieron las licencias, muy pocos pudieron tomar vacaciones en verano. Estamos hace más de un año en la trinchera. Desde el otro lado, no hay siquiera un reconocimiento salarial como corresponde. En CABA, el año pasado cerraron una paritaria con un aumento promedio del 25%, 15 puntos por debajo de la inflación. Para este año, nos dan un 10% en abril, 10% en julio y 10% en octubre… no alcanza”.

Arrechea, a su vez, advierte que mientras las condiciones de trabajo no mejoran, la ocupación en muchos de los hospitales porteños está al 100 por ciento y que el gobierno ya prepara la derivación de adultos a los hospitales de niños: “Cuando se libera una cama, significa que murió un paciente. Es duro, pero hay que decirlo”.