Protesta de los trabajadores de salud en la puerta del Ramos Mejía: “No damos más, pedimos aumento salarial y sumar personal”

La situación sanitaria de la Ciudad de Buenos Aires es la peor desde el inicio de la pandemia. Las camas de terapia intensiva están a tope. Y los trabajadores del sistema de salud acumulan reclamos que vienen realizando desde el año pasado, a los que se suma el agotamiento.

Este mediodía hubo un acto en la puerta del Hospital Ramos Mejía, convocado por autoconvocados y también agrupaciones gremiales. Rodolfo Arrechea, delegado del Hospital Rivadavia y coordinador del Área de Salud de ATE, estuvo durante el acto y habló con Diario Z. Dijo que uno de los reclamos es “por aumento salarial. El del año pasado no alcanzó ni para cubrir la inflación”. Otra demanda permanente de estos trabajadores es el reconocimiento profesional para las enfermeras. Al no tenerlo, ganan un 35 por ciento menos.    

Además, Arrechea sostuvo que le reclaman a la administración de Horacio Rodríguez Larreta que “aplique nuevas restricciones. No hay camas en casi ningún hospital y nuestros compañeros están agotados. Estamos en contra de la escolaridad presencial. Queremos los chicos en la escuela, pero no a costa de la salud pública y la de ellos mismos”.  

En la misma línea, este miércoles hubo declaraciones de un enfermero del Hospital Durand, que a su vez es coordinador de la Agrupación Hospitales porteños. Su nombre es Héctor Ortiz. Alertó, a la agencia de noticias Télam:   

“Estamos agotados, cansados, con camas repletas, terapias intensivas completas, desbordados de trabajo, con falta de recurso humano capacitado. Nos faltan médicos, camilleros, técnicos, fundamentalmente enfermeras con formación en terapia intensiva”.  

Ortiz, más allá de las cifras oficiales, advirtió: “Ya no tenemos camas en ninguno de los hospitales de la ciudad. Los 12 hospitales de agudos están totalmente desbordados”.