Rodríguez Larreta dijo que mantendrán las clases presenciales en los niveles inicial y primario

El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, insiste en su hipótesis sanitaria de que las escuelas no son un foco importante de contagios de coronavirus. Con esa base, decidió otra vez no acatar el DNU del gobierno nacional que suspendió las clases presenciales en el AMBA.  

“Estamos a la espera de que se pronuncie la Corte Suprema”, sostuvo el jefe de la Ciudad, en la conferencia de prensa en la que anunció las nuevas restricciones para la CABA. La Ciudad apeló ante el máximo tribunal el anterior decreto que había suspendido las clases y el pronunciamiento todavía no se produjo.

Larreta sostuvo: “Estamos convencidos de que las escuelas no son un foco de contagio peor que otros de la Ciudad”. Luego anunció cómo funcionará el sistema las próximas tres semanas. La educación inicial y la primaria tendrán clases presenciales todos los días. La secundaria será “bimodal”, mitad presencial y mitad virtual. “Cada escuela adaptará este esquema, basado en los lineamientos generales del ministerio”, sostuvo Larreta.

En el caso de las instituciones para adultos, el sistema será virtual. “Es más fácil para los adultos sostener la pedagogía de modo remoto. Y también para las familias, porque pueden hacerlo solos-dijo el jefe de Gobierno-. No es como en el caso de los chicos que las madres tienen que estar y no pueden ir a trabajar”.

Los gremios docentes todavía no se pronunciaron. Por otra parte, hay padres que ya lograron un amparo para que a sus hijos no se les computen las faltas. La tensión respecto de las clases continuará.

La mayoría de las medidas decididas por el gobierno porteño son las mismas que había anunciado el presidente, Alberto Fernández. No se puede circular de 20 hasta las 6 del día siguiente, los negocios gastronómicos pueden atender sólo en los espacios al aire y libre o por delivery; los shopings estarán cerrados, el transporte público es para los trabajadores esenciales; y los negocios deberán trabajar con los clientes en la puerta de los locales.