Porro durante el embarazo: sigue la polémica y los pediatras recomiendan “cero consumo” en la gestación y la lactancia

Todo comenzó con un tuit de la periodista Julia Mengolini: “Fume porro todo el embarazo”. La directora de la radio Futurock, en un hilo de mensajes, agregó: “Por ahí es un poco irresponsable lo que estoy diciendo. Me hago cargo. No lo estoy recomendando. Les estoy diciendo cuál fue mi experiencia, nada más”. Mengolini señaló que el consumo de marihuana la ayudó a transitar el embarazo de un modo “más armónico”. La confesión pública disparó un intenso debate en las redes sociales que ahora sumó voces institucionales.  

La Sociedad Argentina de Pediatría  (SAP) alertó, primero, que el consumo de cannabis en la Argentina aumentó en la última década. Señaló que diferentes estudios aportan evidencia acerca de los efectos adversos de utilizarlo durante el embarazo y la lactancia. Según la entidad, crecen las “alteraciones de las funciones ejecutivas, habilidades cognitivas y de comportamiento de niños, niñas y adolescentes”.

El informe “Cero marihuana durante el embarazo y la lactancia” se dio a conocer este lunes 3 de mayo. “El cerebro humano, desde que empieza a formarse en el embrión, presenta receptores para cannabinoides, involucrados en el desarrollo neurológico”.

El escrito señaló que “el consumo -durante el embarazo y la lactancia- produce que los fitocannabinoides presentes en el cannabis interaccionen, generando cambios en las diferentes etapas de la vida embrionaria y perinatal”.

Luego agregó que “existe evidencia de que los cannabinoides y otros componentes del cannabis atraviesan la placenta. Se excretan a través de la leche materna y, de esta forma, tanto feto como el recién nacido y el lactante pueden verse expuestos”.

“A nivel placentario-señaló el documento-disminuye la circulación a través de la arteria uterina modificando el aporte de nutrientes. El uso en forma fumable genera monóxido de carbono que disminuye el aporte de oxígeno al feto, con aumento de afinidad por la hemoglobina fetal generando hipoxia (falta de oxígeno)”.

Y destacó: “asociado al tabaco se registran alteraciones múltiples en placenta y feto, generando retraso del crecimiento intrauterino, amenaza de aborto, prematurez y riesgo de muerte súbita, en el caso  del lactante”.