“Esto es un caos”: docentes y familias ante el dilema de cómo seguir con las clases

Las tensiones y las dudas sobre el modo de enseñanza en la Ciudad de Buenos Aires en medio de la pandemia continúan, más allá del fallo de la Corte Suprema. Siguen porque atraviesan la fibra de la comunidad educativa, de las familias y los docentes.  

Patricia es maestra en la Escuela Número 15 Carlos Alberto Veronelli, de Villa Lugano, y sostiene que la “mayoría de las familias no quieren llevar” a los chicos a la escuela. “La presencialidad ronda el 30 por ciento como máximo. Claro que ahora todo va a ser más complejo”, le dijo a Diario Z.

La docente sostiene que la escuela está tratando de organizar un esquema en el cual los maestros que estén de licencia por ser pacientes de riesgo les den clases virtuales a los chicos de las familias que no quieren mandarlos a la escuela. “No está fácil. La posición del gobierno es que todos los chicos tienen que ir a la escuela. Hay madres que preferían no mandarlo para al no tener la opción de la virtualidad los terminan mandando”.

“Hay madres que preferían no mandarlo para al no tener la opción de la virtualidad los terminan mandando.”

Patricia, docente de la Escuela N° 15 de Villa Lugano.

Valentina es madre de un alumno de cuarto grado del Normal N° 2, el Mariano Acosta. “Luego del fallo de la Corte la dirección de la escuela está haciendo consultas para ver qué pasa con la comunidad. En el grado de mi hijo, que son 30 chicos, solamente ocho plantearon tener las clases presenciales”. En este caso, según Valentina, la escuela está buscando la forma de ofrecer las dos modalidades.  

“Antes del conflicto que se desató a partir del DNU del gobierno nacional-dijo Valentina- tampoco es que había una presencialidad normal. Los chicos tenían una semana de presencialidad por mes para poder garantizar el distanciamiento y la cantidad de alumnos por burbuja”.

En el universo de la educación privada también sigue el conflicto sindical y en la comunidad. Desde el sindicato Sadop, que nuclea a la mayoría de los docentes del sector privado, destacaron que continúa la medida de retención de trabajo presencial.  

“Es un kilombo con las familias. No se puede educar así. Enseñar es una actividad que requiere diseño.”

Laura, docente secundaria de ciencias sociales.

A la hora de evaluar qué ocurre con las familias, en el SADOP le dijeron a Diario Z que en la primera semana del decreto nacional, la virtualidad era del 70% y que en la segunda era mayor. Ahora, con el fallo de la Corte habiendo inclinado la balanza a favor del Ejecutivo de la Ciudad, “todavía no evaluamos la situación”. Las fuentes del sindicato destacaron que “cuando las familias ven que los casos se disparan empiezan a pedir las clases virtuales”.    

Para los secundarios, la novedad fue la denominada bimodalidad. Laura da clases de ciencias sociales en un colegio de Villa Crespo. “Es un kilombo con las familias. No se puede educar así. Enseñar es una actividad que requiere diseño. No es pasar información”, le dijo a Diario Z. “La resolución de la bimodalidad es inexplicable. Hay cursos a los que vi dos veces y tres veces en todo el año”.

“La Corte se pronunció sin tener en cuenta a nadie. Hay paro, docentes enfermos, familias que no mandan a los chicos.”

Lorena, docente de una escuela de Parque Patricios.

La docente cuestionó los argumentos que sostienen que por la falta de clases presenciales se perderá una generación. “Eso no existe-destacó-. Hubo genios que surgieron después la Segunda Guerra Mundial. Es una situación caótica. Los chicos están muy angustiados. Hay mucha tensión entre las familias. Esto así no le sirve a nadie. Es un mamarracho”.

Lorena Sokol, docente de tercer grado de una escuela de Número 8, Norberto Vergara, de Parque Patricios, también describió una situación de gran desorden. Sostuvo que en su escuela “las familias respaldaron el paro”. “La Corte se pronunció sin tener en cuenta a nadie. Hay paro, docentes enfermos, familias que no mandan a los chicos-agregó-. Han fallecidos abuelos de los alumnos. Ahora lo que circula es que los docentes con enfermedades de base, teniendo una sola dosis, van a tener que presentarse igual. Hay muchas familias que no quieren enviar a sus hijos”.

En este contexto hay padres que se están organizando para exigir clases virtuales. En la tarde de este miércoles 5 de mayo, en la escuela La Rosario Vera Peñaloza, de Caballito, habrá una reunión de toda la comunidad para proponer ese esquema de enseñanza. El fallo de la Corte no resolvió estas tensiones, las agravó.