Familias de la escuela Dorrego bloquean la designación del director porque minimizaba los crímenes de la dictadura

Un grupo de familias autoconvocadas de la Escuela Primaria Número 3 Manuel Dorrego, de Parque Patricios, bloquearon la designación del nuevo director de la institución. El motivo fue que comprobaron mensajes en sus redes sociales promoviendo la violencia y relativizando los delitos de lesa humanidad de la última dictadura.

Con cartas dirigidas a los medios, denuncias al Inadi y al Ministerio Público Tutelar, la comunidad educativa del Dorrego se opuso a la designación de Gustavo Alfredo Albonico como director. El cargo había quedado vacante por la jubilación del anterior.

«Al enterarnos de su nombramiento, nos dispusimos a buscar información sobre su trayectoria. Descubrimos que en sus redes sociales había realizado manifestaciones públicas haciendo apología de la violencia en general, de la violencia institucional, de violencia simbólica y de género, apología de la violación y discriminación», aseguraron los padres en la nota dirigida al Inadi.

Y explicaron que esas son conductas opuestas al punto C del artículo 6 del Capítulo III de los deberes y derechos de los docentes, del Estatuto docente de la CABA.

«Cabe mencionar que cuando la situación se hizo pública, Albonico cerró su cuenta de Twitter», destacaron las familias.  

Las denuncias lograron que la designación fuera bloqueada este martes 11 de mayo el cargo quedó vacante.

«Fuimos por curiosidad a ver quién era. Al ver estos comentarios quedamos espantados de que nuestros hijos acudan a una escuela a cargo de una persona que toma a la ligera la violación a los derechos humanos”.

Diego, padre de una alumna de segundo grado de la escuela Dorrego.

«A partir del reclamo de la comunidad no fue designado. Hicimos la denuncia en simultáneo por varias vías, después de que nos reunimos ayer 30 familias en un zoom. Hicimos una presentación formal y al Ministerio Público Tutelar con las captura de pantalla de las incitaciones a la violencia. Y una nota firmada por 250 personas a los medios», le dijo a la agencia Télam Rocío, mamá de una nena de sexto grado.

«Él tiene un cargo de vicedirector y asumía designado por la supervisión. Nos parece que no alcanza con que no lo designen. Creemos que no debe tener un cargo directivo en ningún establecimiento», aseveró Rocío.

Diego, padre de una alumna de segundo grado, remarcó: «Fuimos por curiosidad a ver quién era. Y al ver estos comentarios quedamos espantados de que nuestros hijos acudan a una escuela a cargo de una persona que toma a la ligera la violación a los derechos humanos”.