Denuncian ante el ministro Trotta que Rodríguez Larreta quita las vacantes y pone faltas a los chicos que no asisten a la escuela

Familias de alumnos de la Ciudad de Buenos Aires denunciaron que fueron notificadas de la quita de la vacante a sus hijos y que se le computaron faltas por parte del gobierno porteño tras decidir no enviarlos a la escuela ante el aumento de los casos de coronavirus, informó el Ministerio de Educación de la Nación.

Durante una reunión virtual que mantuvieron este miércoles con el ministro de Educación, Nicolás Trotta, y el secretario de Derechos Humanos, Horacio Pietragalla, en la sede de la cartera educativa, las familias expresaron su «profundo malestar por sufrir sanciones indebidas o vivenciar situaciones de angustia frente a la decisión de no enviar a sus hijas e hijos a clases presenciales». A la reunión asistieron las legisladores nacionales Gisela Marziotta y Paula Penacca; la legisladora porteña Lorena Pokoik; y el legislador porteño Santiago Roberto. También diversas agrupaciones de familias como «La vacante es un derecho», «Familias del Mariano Acosta» y cooperadores escolares, entre otros.

Entre las medidas que la secretaría relevó luego de haber dispuesto un canal de denuncias, figuran la notificación de quita de vacante, el cómputo de inasistencias y la falta de educación virtual. Las denuncias detallan, además, que muchas escuelas «no cuentan con los elementos básicos para garantizar condiciones de higiene», mientras que los bolsones de comida «llegan en muy mal estado y se entregan tras largas filas».

Según las denuncias, «quienes no asisten, no acceden a la educación a distancia como herramienta de presión hacia las familias y hacia los directivos de las instituciones”, señaló el ministerio. Los familiares manifestaron también «no tener canales de comunicación con las autoridades de educación porteñas y no sentirse acompañados».

El ministro de Educación, Nicolás Trotta, explicó: “La política tiene que generar tranquilidad a las familias en un momento de tanta angustia. He sido y sigo siendo un defensor incansable de la presencialidad en las escuelas, pero con normas sanitarias y epidemiológicas claras que preserven la salud». Trotta anunció que convocará a una nueva reunión del Consejo Federal de Educación para abordar las problemáticas que plantean las familias porque a la educación «se la prioriza con consensos e inversión”.

En ese marco, Santiago Roberto hizo hincapié en que “nosotros somos los primeros que queremos a las y los chicos en las aulas, pero con las condiciones epidemiológicas dadas. Hay escuelas de la ciudad que no cuentan con los elementos básicos para garantizar condiciones de higiene y ventilación”. Además, el legislador peronista resaltó que “el desprecio y desfinanciamiento del gobierno porteño por la educación pública, queda evidenciado año tras año en el recorte presupuestario en infraestructura escolar y el plan S@rmiento, pero también en el sobreprecio y el mal estado en los alimentos que entregan a las y los alumnos. Ahora, se profundiza con el maltrato hacia madres y padres que decidieron no enviar a sus hijos e hijas a las escuelas para cuidarse y cuidarnos a todos y todas”.

Por su parte, Pietragalla opinó que «los números son alarmantes, la gravedad de los casos, la cantidad de terapias intensivas ocupadas y el número excesivo de muertes nos preocupa» y agregó: «No queremos que estas cifras sigan reproduciéndose. En este escenario de emergencia sanitaria nuestra posición es muy clara: ningún padre o madre debería tener que elegir entre educación o salud. Es educación con salud y esa es la consigna con la que se deben llevar adelante las clases en el AMBA y el resto del país”.

El secretario de derechos humanos indicó que ampliaron el canal de denuncias «para recibir también los reclamos de padres, madres, tutores y de trabajadores docentes y no docentes de la comunidad educativa». «Las familias tienen que tener la posibilidad de elegir si mandan a su hijo o hija a la escuela o si optan por educación a distancia.”indicó.