Desde el gobierno porteño reconocen que evalúan un cierre estricto que podría incluir la suspensión de las clases presenciales

La caída de casos en la Ciudad de Buenos Aires se detuvo, al igual que en el conurbano y el resto del territorio bonaerense. Con esta realidad epidemiológica, el gobierno porteño evalúa cambiar su estrategia y tomar medidas de mayores restricciones a la circulación que pueden incluir la suspensión de las clases presenciales.

Según voceros del gobierno porteño citados por los diarios Clarín, La Nación y el portal Infobae, las autoridades de las Ciudad estarían dispuestas a volver a coordinar con la Casa Rosada y el Ejecutivo bonaerense un “cierre estricto”. Y la medida podría incluir la suspensión de las clases presenciales.

Diario Z consultó fuentes del Ministerio de Salud de la Ciudad, a cargo de Fernán Quirós, que confirmaron los trascendidos. Reconocieron que estas opciones “están sobre la mesa” ante la persistencia de la pandemia. Y que si “en las próximas 72 horas los casos no bajan” y se “toman medidas más intensas”, la escuela puede acompañar.

La idea de una eventual nueva cuarentena total, parecida a la que se realizó en marzo del 2020, comenzó a circular por un pedido explícito de las autoridades sanitarias de la provincia de Buenos Aires. El viceministro de esa cartera, Nicolás Kreplak, declaró esta mañana: “Las medidas parciales estuvieron bien, pero traen resultados parciales”.  

El último DNU del presidente Alberto Fernández vence el próximo viernes. La norma establece un cierre fuerte de la actividad nocturna y la suspensión de la educación presencial en el AMBA. Como se sabe, el gobierno porteño judicializó la medida, la llevó a la Corte Suprema, y el tribunal falló a favor de la Ciudad, que mantuvo la presencialidad escolar en el nivel primario y el inicial. Sin embargo, la persistencia de una cifra elevada de casos parece haber cambiado el panorama.