Un cierre total por 9 días sería anunciado esta noche por el presidente Alberto Fernández

Este mediodía, Alberto Fernández se reunión con gobiernadores de 11 provincias y el jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. El encuentro, que duró casi tres horas, es el tercero en una ronda de consultas que la Casa Rosada realiza antes de suscribir un Nuevo Decreto de Necesidad y Urgencia que reemplace al que vence el viernes a la medianoche, con medidas para contener el incremento de casos en el marco de la segunda ola de la pandemia de Covid-19 en el país.

El Gobierno sostuvo este jueves: “La única manera de mejorar la situación (epidemiológica) es reducir la circulación”. Mientras tanto, la posición mayoritaria de los gobernadores se puede resumir en el pedido de “no perder más tiempo” y avanzar “por más restricciones”. Ayer, Fernández se había reunido con epidemiólogos que subrayaron la gravedad de la situación.

En la misma línea opinaron hoy los gobernadores. Se pudieron escuchar frases como “hay niveles preocupantes en la ocupación de camas” de terapia intensiva generada por una “ola” del virus que “avanza mucho más rápido”. “El crecimiento exponencial es impresionante. Ha bajado 15 años el promedio de edad de los internados. Es muy preocupante la internación de gente de mediana y joven edad”, describió uno de los gobernadores.

Así las cosas, hay coincidencias en que el mensaje que dirija el presidente de la Nación esta noche anunciará restricciones muy severas. Probablemente, un cierre total hasta el 30 de mayo.

Entre los puntos que se debatieron figuró la suspensión de las clases presenciales en las áreas en las que se presenta una situación de “alerta” sanitaria. Mantener el feriado del lunes (como se había anunciado) permitirá que solo queden afectados tres días hábiles por las restricciones.

Horacio Rodríguez Larreta también se manifestó muy preocupado y se comprometió a “coordinar esfuerzos con Nación; coincidimos en que hay que poner más restricciones. El jefe de gobierno porteño pidió ser lo más restrictivo posible en el uso del transporte, controlar más a los locales gastronómicos y poner el foco en los encuentros sociales y en los espacios públicos. “Hay que eliminar las reuniones sociales puertas adentro”, insistió.