Los docentes porteños rechazan que no haya clases la semana próxima: “Abran las aulas virtuales”

Sacado de contexto podría resultar un tanto insólito. El jefe de Gobierno de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, anunció la suspensión de las clases los tres días hábiles que tiene la próxima semana. La decisión se produce en el marco de los nueve días de restricciones estrictas que el presidente Alberto Fernández impulsó en todo el país para tratar de torcer la curva de contagios de coronavirus. Larreta no propuso continuar de modo virtual, como harán el resto de las provincias, sino que no habrá clases de ninguna forma. Los gremios docentes porteños le salieron al cruce y pidieron “continuidad pedagógica” y que se “abran las aulas virtuales”.

Esta nueva tensión entre el Ejecutivo de Larreta y los docentes se produce en el marco del conflicto que lleva más de un mes. Se sabe: el Gobierno Nacional emitió un DNU que, entre otras cosas, suspendía las clases presenciales en el AMBA. Larreta no acató la medida y apeló en la Suprema Corte que falló a favor de la CABA.  

La postura generó un conflicto con los docentes que ya lleva varias semanas y que sumó este nuevo capítulo.         

“Estamos reclamando hoy que la próxima semana haya clases virtuales-dijo Angélica Graciano, secretaria general de UTE-Ctera, el gremio que nuclea a la mayoría de los docentes de la CABA en una entrevista en Radio del Plata-. No estamos de acuerdo con el corte total de las clases por una semana.  Que abran las aulas virtuales es nuestro reclamo”.

“No hay continuidad pedagógica porque a cada rato se interrumpen las clases por algún caso positivo de Covid. Son como flashes de clases”.

Angélica Graciano, secretaria general de UTE-Ctera.

Graciano remarcó los docentes estaban “pidiendo que se hiciera un corte simultáneo de toda la actividad en la Ciudad porque es la capital nacional del coronavirus”. Sin embargo, reiteró que “no” le parece “acertado suspender las clases. Queremos que organicen la virtualidad. Suspenden porque no hicieron lo necesario para garantizarla”.

La referente gremial sostuvo que en este contexto hay una sobrevaloración de la concurrencia a la escuela. “No hay continuidad pedagógica porque a cada rato se interrumpen las clases por algún caso. Son como flashes de clases. Hubo más continuidad el año pasado porque no había la intermitencia que hay  ahora cada vez que surge un positivo”.

“Es una medida  antieducativa. La podemos calificar como un apagón educativo”.

Amanda Martínez, secretaria gremial de Ademys

La postura del gremio Ademys fue similar. “Es una medida  antieducativa. La podemos calificar como un apagón educativo”, le dijo a Diario Z Amanda Martínez, de Ademys. “En este contexto la virtualidad es el único modo de tener un acompañamiento pedagógico-agregó-. Por eso rechazamos la medida de no mantener las clases virtuales”.

Martínez destacó que la decisión “desnuda la falta de inversión del gobierno de la Ciudad en la virtualidad. Es una medida improvisada que corta la continuidad pedagógica. Rechazamos que no se continúe”. Los gremios docentes tuvieron este viernes 21 de mayo una reunión con la ministra de Educación porteña, Soledad Acuña. Y tanto UTE como Ademys plantearon su posición de no suspender las clases la próxima semana.