Quienes tuvieron covid leve y fueron vacunados pueden quedar inmunizadas para toda la vida

La inmunidad contra el coronavirus dura por lo menos un año, y probablemente podría durar toda la vida, mejorando con el tiempo, especialmente en las personas que están vacunadas y tuvieron una forma leve de la enfermedad. Lo revelan dos nuevos estudios cuyos hallazgos podrían ayudar a disipar las dudas todavía no resueltas sobre cuánto durará el efecto de las vacunas contra la Covid-19. 

Ambos trabajos sugieren que la mayoría de las personas que se han recuperado de la Covid-19 y que luego fueron inoculadas con los fármacos no necesitarán refuerzos. Sin embargo, las personas vacunadas que nunca se infectaron probablemente necesitarán repetir la vacunación, al igual que una minoría que se infectó pero no produjo una respuesta inmunitaria sólida.

Las personas que han pasado la Covid-19 de un modo leve tienen, meses después de haberse recuperado, células inmunes en su cuerpo que bombean anticuerpos contra el virus, según uno de los estudios, que han llevado a cabo investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en St. Louis (EE.UU.). El trabajo, publicado en la revista Nature, el lunes pasado, concluye que estas células podrían persistir durante toda la vida, produciendo anticuerpos todo el tiempo.

Nature sugieren que los casos leves de Covid-19 dejan a los infectados con una protección de anticuerpos duradera y que es probable que los episodios repetidos de la enfermedad sean poco comunes. “El otoño pasado, hubo informes de que los anticuerpos disminuyen rápidamente después de la infección con el virus que causa el Covid-19, y los principales medios de comunicación interpretaron que eso significaba que la inmunidad no era duradera“, ha señalado el autor principal Ali Ellebedy, profesor asociado de Patología e Inmunología, de la Medicina y de la Microbiología molecular.

“Pero esa es una mala interpretación de los datos. Es normal que los niveles de anticuerpos bajen después de una infección aguda, pero no bajan a cero; se estabilizan. Aquí, encontramos células productoras de anticuerpos en personas 11 meses después de los primeros síntomas. Estas células vivirán y producirán anticuerpos por el resto de la vida de las personas. Esa es una fuerte evidencia de una inmunidad duradera”, ha añadido.

El otro estudio, publicado en BioRxiv, un portal digital especializado en investigación biológica, encontró que estas células de memoria, llamadas células B, continúan madurando y fortaleciéndose durante al menos 12 meses después de la infección inicial.