Trabajadores denuncian que en el IREP, pacientes covid y no covid comparten la sala de terapia aunque hay otra sin uso

Los trabajadores del Instituto de Rehabilitación Psicofísica (IREP), que está en Echeverria 955, del barrio de Belgrano) reclamaron al gobierno porteño que reabra una sala de cuidados intensivos inaugurada en 2017, pero nunca habilitada, ante el “incremento de pacientes internados con Covid-19 en la institución”.

Según explicó a Télam el delegado y enfermero de planta Eduardo Mamami, durante todo el 2020 no hubo casos de coronavirus entre las personas internadas con diferentes tipos discapacidad motora, pero “este último mes tuvimos ocho pacientes contagiados”.

Dos pacientes fallecieron y cuatro se recuperan favorablemente. Pero hay otros dos que están batallando contra el virus, conectados a un tubo de oxígeno en “una sala tipo pabellón donde una cama está enfrentada a la otra”. De ese modo, “las chances de contagiar a los pacientes no infectados son altas, “y si se llegan a descompensar no tenemos ni un ‘carro de paro’ (de enfermería)” con qué asistirlos, dijo.

“En el 2017 el gobierno de Larreta había inaugurado dos salas de cuidados intensivos con oxígeno central, respiradores, monitores, divisiones y camas electromecánicas con una totalidad de 16 camas, (de las cuales) hoy solo funcionan ocho”, reclamaron en un comunicado.

Mamani se preguntó “por qué habiendo una sala con oxígeno las 24 horas y monitoreo no se abre” teniendo pacientes Covid. EStos pacientes, explicó Mamani, se pueden morir en caso de necesitar derivación porque “el traslado insume más de 25 minutos y si la ambulancia no está equipada, la gente se muere“.

El enfermero aseguró que el argumento para no haber puesto en funcionamiento la sala al momento de ser inaugurada fue “la falta de personal”, pero, dijo, “personal hay” sólo que “no lo cuidan”. Recientemente “despidieron a cuatro enfermeras” que eran contratadas.

“Solicitamos al ministro de Salud, Fernán Quirós, la habilitación de las ocho camas restantes ante el colapso sanitario en la ciudad y la falta de salas intensivas, como así el nombramiento de personal de salud enfermería, médicos y kinesiólogos”, agregaron los trabajadores.

Además, están pidiendo cuestiones básicas como “almuerzo, baños y lugar de descanso” para el personal; así como “sábanas, frazadas y calefacción para nuestros pacientes”.

Los trabajadores del IREP tiene un largo enfrentamiento con el gobierno porteño, que intentó cerrar el Instituto y trasladarlo al predio del Hospital Muñiz cuando se proponía unificar 5 hospitales en uno.