En mayo. uno de cada diez porteños -más de 273 mil personas- recibió ayuda para comer

Por Franco Spinetta. Especial para Diario Z

Casi uno de cada 10 porteños recibe asistencia alimentaria. El deterioro de la situación social en la Ciudad de Buenos Aires se refleja en las estadísticas. En el distrito con el PBI más alto del país, el 24,9% de las personas está por debajo de la línea de la pobreza, 10,1% está desocupada y 10,1% está directamente en la indigencia. La pandemia, según justifican desde el gobierno, generó un parate económico que golpeó directamente en los sectores populares. En ese marco, el Ministerio de Desarrollo Humano desplegó una serie de ayudas alimentarias que, a su vez, dejan al desnudo la precariedad que se disemina en los barrios porteños, pero en especial en el sur.

En el distrito con el PBI más alto del país, el 24,9% de las personas está por debajo de la línea de la pobreza, 10,1% está desocupada y 10,1% está directamente en la indigencia.

Según confirmaron a Diario Z desde el gobierno porteño, durante el mes de mayo más de 273 mil personas recibieron ayuda para acceder a los alimentos básicos de supervivencia, ya sea a través de comedores, bolsones de comida, asistencia para adultos mayores y la tarjeta Ciudadanía Porteña, destinada totalmente a la compra de comestibles.

Desde el ministerio encabezado por María Migliore informaron que en el mes de mayo 122 mil personas asistieron a comedores sociales, 12 mil personas se alimentaron en los Centros de Primera Infancia (CPI) y jardines de infantes, 27 mil personas recibieron bolsones a través de las escuelas, 8.500 adultos mayores recibieron más de 9 mil bolsones y 104.098 personas percibieron beneficios a través de Ciudadanía Porteña. En total, el gobierno asiste alimentariamente a poco más de 273 mil personas, el 9,1% de la población.

Un año atrás, cuando la cuarentena estricta había paralizado del todo la actividad económica, la misma ayuda alcanzó a más de 450 mil personas, el 15% del total de los habitantes de la Ciudad.

“Si bien la Ciudad exhibe niveles de pobreza muy inferiores al del resto del país (24,9% versus 45,3% a nivel nacional), el hambre es similar al resto de la Argentina (10,1 versus 10,4).”

claudio lozano, director del banco nacion

Para las organizaciones sociales, ese descenso de la cantidad de personas alcanzadas por la asistencia gubernamental se siente en las calles y, sobre todo, en una demanda que no afloja en los comedores. Horacio Ávila, coordinador de Proyecto 7, una ONG que gestiona un parador nocturno para personas en situación de calle, aseguró que el gobierno porteño “no está dando respuestas” frente al reclamo para que se incrementen las ayudas a comedores.

El gobierno no está cumpliendo con las organizaciones, no entregan alimentos a los comedores de los barrios populares”, insistió Ávila, cuya organización es parte de una protesta en el Obelisco, donde todos los días de la semana pasada, a las 8 de la mañana, sirvieron un desayuno para personas en situación de calle.

“Estamos haciendo estas movidas porque en la Ciudad cada día hay más gente en situación de calle, el frío es duro, y el Gobierno de la Ciudad no está dando respuestas, porque además con el confinamiento y con restricciones la gente a partir de las 6 de la tarde queda en bolas: no tienen dónde comer, dónde bañarse, no tienen nada”, subrayó.

Según un informe del economista y director del Banco Nación, Claudio Lozano, en tan solo un año, el “empeoramiento de la calidad de vida de la población porteña a causa de las consecuencias de la crisis sanitaria fue contundente”: la pobreza aumentó un 11,5% y hay 82.000 nuevos pobres. La indigencia se incrementó en un 55,4%.

En paralelo, la destrucción del empleo hizo lo suyo: en la economía porteña hay una pérdida interanual de 94.248 puestos de trabajo, de los cuales 87.859 personas perdieron su empleo en el año pandémico y no volvieron al mercado laboral. Como resultado, analiza Lozano, no solo la población porteña se empobreció, sino que se observa una “brutal intensificación de la pobreza por la vía del aumento del hambre”.

“Si bien la Ciudad exhibe niveles de pobreza muy inferiores al del resto del país (24,9% CABA versus 45,3% en la Nación), el hambre es en la opulenta metrópoli similar en proporción al resto de la Argentina (10,1 en CABA versus 10,4 a nivel nacional)”.

Para Lozano, las estadísticas oficiales ofrecen una cruda radiografía de la situación social de la Ciudad: “El 45,4% de la población -1.398.000 porteños y porteñas- exhiben distintos niveles de vulnerabilidad en sus ingresos”.