Los intensivistas afirman que el 93% de las camas de terapia intensiva están ocupadas

Según los datos de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (SATI), en la Ciudad de Buenos Aires están ocupadas más del 93 por ciento de las camas de terapia intensiva. Y el 84,2 las utilizan enfermos de coronavirus. Esto  muestra la otra cara de la pandemia, las dificultades para atender cualquier otro problema grave que no sea el Covid.

Las cifras de la SATI son diferentes a las informadas por el gobierno porteño y también por el nacional. Según el último informe del Ejecutivo de la CABA, la ocupación de camas UTI se ubica en el 74,9 por ciento en el sector público. Este número no se debe tanto a un descenso de los casos graves sino a que el Ministerio de Salud conducido por Fernán Quirós sumó 50 nuevas plazas. Ahora, según el gobierno local, el sector estatal de la Ciudad cuenta con 550.  

Datos sobre ocupación de camas UTI, elaborados por la SATI

La diferencia de datos, según explica la propia SATI, se debe a que en el relevamiento que ellos realizan incorporan también el personal necesario para atender las camas y no sólo el espacio físico y la aparatología para brindar respiración mecánica.

El informe indica que, en todo el país, más del  24 por ciento de las personas que reciben asistencia respiratoria mecánica no se encuentran alojadas en una sala de terapia intensiva.

Otro dato del trabajo muestra que en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) está más saturado el sector privado, que tiene casi el 87% de las camas UTI con pacientes con Covid,  que el público, donde los enfermos de coronavirus utilizan el 74%.

El trabajo alerta sobre la falta de insumos. La mayor carencia son los sedantes, que se utilizan para adormecer a las personas y poder intubarlas. El 42% de las instituciones denuncios que no tiene suficiente. Y un 39% sostuvo que no le falta ninguno de los insumos necesarios para el tratamiento.