Cómo se devolverán los fondos a quienes pagaron el retroactivo del monotributo

Hubo una oleada de quejas contra la medida dictaminada por la AFIP que actualizó las escalas del monotributo. El principal enojo fue que al hacerlo retroactivo al 1 de enero de este año, muchos contribuyentes de este régimen quedaron de pronto con una deuda por el incremento del 35% que tuvo la alícuota.

Para resolver el tema, el Gobierno Nacional envió una ley al Congreso que se sancionará la próxima semana. El punto es que hay personas que ya abonaron esa deuda que apareció de golpe. ¿Cómo la van a recuperar?

Aunque todavía no se aprobó la norma ni se reglamentó, desde la AFIP dejaron trascender a diversos medios que quienes ya abonaron quedarán con ese saldo a favor para las próximas cuotas del tributo.  

Por otra parte, la actualización de las escalas tuvo un incremento significativo, 41 a más del 80% según la categoría. Es decir que muchas personas no tendrán que cambiar de categoría si incrementaron su facturación.

Y el aumento del 35% en las alícuotas correrá a partir del 1 de julio. Por eso, como se dijo, quienes abonaron la deuda retroactiva a principios de año quedaron con saldo a favor.    

Las nuevas escalas son.

  • Categoría A: Con un incremento del 77,25%, los ingresos brutos máximos anuales pasan de $208.739 a $370.000, en lugar de los $282.424 que determinaba la ley.
  •  Categoría B: Con un incremento del 75,65%, los ingresos brutos máximos anuales pasan de $313.109 a $550.000, en lugar de los $423.636 que determinaba la ley.
  •  Categoría C: Con un incremento del 84,44%, los ingresos brutos máximos anuales pasan de $417.479 a $770.000, en lugar de los $564.848 que determinaba la ley.
  •  Categoría D: Con un incremento del 69,27%, los ingresos brutos máximos anuales pasan de $626.218 a $1.060.000, en lugar de los $847.273 que determinaba la ley.
  •  Categoría E: Con un incremento del 67,67%, los ingresos brutos máximos anuales pasan de $834.957 a $1.400.000, en lugar de los $1.129.697 que determinaba la ley.
  •  Categoría F: Con un incremento del 67,67%, los ingresos brutos máximos anuales pasan de $1.043.696 a $1.750.000, en lugar de los $1.412.121 que determinaba la ley.
  •  Categoría G: Con un incremento del 67,76%, los ingresos brutos máximos anuales pasan de $1.252.436 a $2.100.000, en lugar de los $1.694.545 que determinaba la ley.
  •  Categoría H: Con un incremento del 49,46%, los ingresos brutos máximos anuales pasan de $1.739.494 a $2.600.000, en lugar de los $2.353.535 que determinaba la ley.
  •  Categoría I: Con un incremento del 42,37%, los ingresos brutos máximos anuales pasan de $2.043.905 a $2.910.000, en lugar de los $2.765.404 que determinaba la ley.
  •  Categoría J: Con un incremento del 42,01%, los ingresos brutos máximos anuales pasan de $2.348.317 a $3.335.000, en lugar de los $3.177.272 que determinaba la ley.
  •  Categoría K: Con un incremento del 41,80%, los ingresos brutos máximos anuales pasan de $2.609.241 a $3.700.000, en lugar de los $3.530.303 que determinaba la ley.