La Legislatura aprobó un proyecto para que la UBA reabra el Parque de Agronomía a los vecinos

Desde su creación el Parque siempre fue público. Los vecinos deicen que hay una privatización encubierta.

La Legislatura porteña aprobó hoy un proyecto presentado por la diputada Laura Velasco para que el Gobierno de la Ciudad y la Universidad de Buenos Aires lleguen a un acuerdo que permita reabrir al uso público del Parque Agronomía, un enorme espacio verde, muy arbolados, que se encuentra entre los barrios de Villa del Parque, Villa Pueyrredón y La Paternal.

El predio está catalogado como Urbanización Parque (UP) por el Código Urbanístico, es decir, áreas destinadas a espacios verdes y parquización de uso público.

El Parque Agronomía pertenece a la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires. Como tantos otros parques de la ciudad, Agronomía fue trazado y diseñado por el paisajista francés Carlos Thays. En el predio se encuentran los pabellones de la Facultad, por lo cual de lunes a viernes, hasta que llegó la pandemia, era común ver a los estudiantes descansar en las áreas verdes o haciendo sus prácticas en predios destinados a esos fines. El Parque tiene calles y caminos internos con muchos árboles. También hay un circuito aérobico y durante los fines de semana solía funcionar una pequeña feria artesanal.

Todo esto cambió al comienzo de la pandemia, en marzo del 2020, cuando la UBA decidió cerrar el parque al uso del público. El argumento fue que carecía de recursos para cumplir los protocolos sanitarios. Durante todo el verano, el parque permaneció cerrado. Esto desembocó en una asociación de vecinos de las comunas 15, 12 y 11, llamado el Movimiento “Agronomía Abierta”, que se organizaron para pedir la reapertura de parque.

“Recordemos que nunca en la historia de la Ciudad de Buenos Aires este parque estuvo cerrado al público, habiendo sido el viejo Parque del Oeste (actual Parque Agronomía) de vital importancia en la salud pública de la ciudad porteña en épocas de fiebre amarilla (1871) última epidemia que azotó a la ciudad antes de la pandemia COVID -19”, explican los vecinos.

“La privatización del Parque Agronomía (ex Parque del Oeste) viene sucediendo década tras década y llegó a su punto máximo de decadencia y expresión este último lustro. La actual comisión directiva de la FAUBA, con la decana Marcela E. Gally a la cabeza, viene llevando a cabo lo que observamos como una política de cierre del predio a los vecinxs y barrios circundantes”.
 
“Desde 2016, se anularon dos accesos: el que se encontraba aledaño a la estación Arata del tren Urquiza, vital para que vecinxs de los barrios Agronomía, La Paternal, Villa del Parque, Villa Pueyrredón y Villa Devoto pudieran acceder al tren sin tener que circundar todo el predio por las poco amigables avenidas Chorroarín y Beiró; y el de la calle Zamudio, vital conexión que el predio mantuvo por casi 100 años con el histórico Barrio Rawson”, añaden desde el Colectivo Agronomía para Todos.

“Creemos que es fundamental que exista una mesa de diálogo en la que ambas partes puedan avanzar para que lo antes posible porteños y porteñas podamos contar, nuevamente, con este espacio verde y público tan importante y necesario, sobre todo en este contexto de pandemia”, manifestó Laura Velsco, la autora de la iniciativa.

Para Velasco, “es fundamental que se llegue a un acuerdo, no sólo por la importancia de este pulmón verde desde el punto de vista ambiental sino también de salud pública. Hoy los lugares cerrados son donde más posibilidades tenemos de contagiarnos, por eso parques y plazas adquieren una funcionalidad e importancia mayor, al ser donde se pueden realizar actividades recreativas y deportivas y encuentros sociales”.

“Creemos que con la escasez de espacios verdes públicos  que sufre la Ciudad de Buenos Aires –un promedio de 6m2 por habitante, cuando el mínimo recomendado por la OMS es de entre 10 y 15 m2/hab.- no podemos darnos el lujo de privar a la ciudadanía del disfrute de este parque; mucho menos en pandemia. Garantizando el cumplimiento de los protocolos para evitar contagios, como en cualquier otro espacio verde público de la ciudad, es posible abrirlo para que contribuya al buen vivir de quienes habitan sus alrededores”, finalizó la legisladora.