Intensivista Dubin: “Gracias a la extraordinaria campaña de vacunación por primera vez se vislumbra un horizonte”

Arnaldo Dubin, jefe de Terapia intensiva del Sanatorio Otamendi de la Ciudad de Buenos Aires, aseguró este viernes que “las medidas restrictivas” tuvieron un “efecto importante” sobre la cantidad de contagios de coronavirus, que bajaron “considerablemente”, y dijo que “por primera vez se vislumbra un horizonte” por la masiva llegada de vacunas y la campaña de inmunización.

“Las medidas restrictivas han tenido un efecto importante sobre el número de contagios que ha descendido considerablemente, pero que sigue aún en un nivel muy alto, mucho más alto que el pico de la primera ola“, dijo el también profesor e investigador de la Universidad Nacional de la Plata (UNLP).

La llegada masiva de vacunas y una extraordinaria campaña de vacunación permiten entrever que en un tiempo -probablemente cuando termine el invierno- la situación epidemiológica va a cambiar drásticamente.

En este sentido, explicó que las restricciones “no solamente han evitado que muchos compatriotas desarrollen formas graves (de la enfermedad), ingresen a terapia intensiva y eventualmente fallezcan, sino que al mismo tiempo han dado un tiempo importantísimo para seguir vacunando a la población de mayor riesgo”.

El miembro de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (SATI) emitió un mensaje alentador pese a señalar que aún hay estrés en el sistema de salud por la pandemia. “Lo importante es que por primera vez ahora se vislumbra un horizonte. La llegada masiva de vacunas y una extraordinaria campaña de vacunación permiten entrever que en un tiempo que no va a ser corto -probablemente vamos a tener que esperar a que termine el invierno- la situación epidemiológica va a cambiar drásticamente“, dijo Dubin en diálogo con Radio Nacional.

Asimismo, alertó sobre la necesidad de estar “preparados a que existan rebrotes”, al considerar que “la flexibilización de las restricciones probablemente se acompañe de un aumento en el número de contagios y eventualmente pueden ser necesarias nuevas restricciones”.

Sostuvo que “el personal sanitario está agotado” y que “el cansancio, la fatiga terminal que tienen particularmente los intensivistas lamentablemente repercute en la atención de los pacientes”.

También hizo hincapié en que hasta que se alcance una inmunización importante en la mayoría de la población “va a ser necesario que todos sigamos haciendo esfuerzos” individuales y gubernamentales.

Al evaluar lo que puede ocurrir el próximo fin de semana largo por el feriado del lunes y la celebración del Día del Padre el domingo, alertó: “Son momentos que nos incitan a conductas equívocas, pero que pueden pagarse muy dolorosamente”.

Fuente: Télam