A pesar del marcado descenso de casos en la Ciudad, infectólogos advierten: “Las vacaciones de invierno pueden empujar un rebrote”

Los números de la pandemia en la Ciudad de Buenos Aires siguen siendo alentadores, aunque todavía altos. Al poner todas las cifras sobre la mesa hay una clara tendencia al descenso en los casos, también en la ocupación de camas de terapia intensiva y en el porcentaje de positivos de acuerdo a los testeos.

Las cifras son las siguientes: en el último informe con los datos del martes 22 de junio, la Ciudad notificó 1.251 nuevos casos y 42 fallecidos. Sobre la ocupación de camas de terapia intensiva había un 59,8% en el sector públicos, 347 sobre 580, y un 72,4% en el sector privado y de obras sociales, 885 sobre total de 1.222.  

 El infectólogo Ricardo Teijeiro, expresidente de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI) y jefe de área en el Hospital Pirovano, fue consultado por Diario Z sobre este cuadro de situación. “La Ciudad es uno de los distritos que más está mejorando. Lleva tres semanas de mejoría. También es uno de los que mayor porcentaje de la población tiene vacunado (cerca del 42% con al menos una dosis). Y en la población de alto riesgo el nivel de vacunación está arriba del 80 por ciento. Esto hace que tenga una gran cantidad de la población protegida. La suma de todos estos factores hace  que los casos bajen y que haya menos ocupación de camas críticas”.

Datos epidemiológicos de la Ciudad de Buenos Aires del 22 de junio.

“Lo que estamos viendo también es que la cantidad de fallecidos no está descendiendo al mismo ritmo-agregó el infectólogo-. Esto se explica porque los internados en estado crítico son parte de la oleada fuerte de abril y mayo. Para que el descenso impacte en la letalidad es fundamental seguir con esta tendencia de descenso”.

Un dato clave del último informe del Ministerio de Salud porteño es el índice de positividad. El 22 de junio la CABA realizó 11.022 testeos. Esto representa UN 50%  menos de lo que venía realizando semanas anteriores. Y la positividad fue del 16%, también más baja que el promedio de 20 por ciento que había hace tres semanas. Es decir: con menos testeos se encuentran menos casos. Todo es descendente.

“Hay menos gente con síntomas-dijo Teijeiro-. Por eso hay menos testeos, aunque la Ciudad tiene algo de testeo activo. Es parte de la disminución de la curva”.

“Sin embargo-remarcó el infectólogo-, tenemos que ser muy prudentes.No hay que bajar los cuidados. Dentro de poco vienen las vacaciones de invierno. Es un momento crítico para cuidarse porque puede empujar un rebrote”.

“Lo más probable es que haya una tercera ola, pero que sea menor a las que tuvimos por la cantidad de gente vacunada y con anticuerpos naturales. Es lo que estamos viendo en Reino Unido y en Israel”.

Ricardo Teijeiro, infectólogo del Hospital Pirovano y expresidente de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI)

Uno de los temores que recorre el mundo y a la Argentina son las nuevas cepas. La que más circula ahora en países de Europa es la variante Delta que surgió en la India. “En nuestro país la variante de Manaos reemplazó a la original surgida en China-explicó el infectólogo-. La Delta no circula todavía. Hay un control en las fronteras y nosotros no tenemos tanto contacto con los países en los que está circulando. Esperemos que siga igual”.

Al intentar hacer un cálculo de la cantidad de porteños que desarrollaron algún tipo de anticuerpo contra el Covid la cifra se acerca al 50%. Hay un 42% de vacunados a los que se suman las personas que sufrieron la enfermedad y se recuperaron. El dato no es fácil de determinar por los asintomáticos, pero los registrados superan los 400 mil.  Con estas cifras surge un interrogante: ¿Es posible que haya una nueva ola pero que sea muy menor a las que tuvimos?

“Es lo más probable-respondió el infectólogo-. Es lo que ocurre en Israel y en el Reino Unido, que llegó a tener más de 50 mil casos diarios y ahora el rebrote no pasa de los 8.000 o 9.000. Israel también tiene un rebrote, pero es de 125 casos diarios”.