Bajo viaductos del Ferrocarril Mitre: donde había barreras habrá restaurantes y negocios de lujo

Por Franco Spinetta. Especial para Diario Z

Son cuatro kilómetros que atraviesan una de las zonas más valorizadas por el mercado inmobiliario en la Ciudad. Desde la avenida Monroe hasta Dorrego. De Belgrano a Palermo. El gobierno porteño autorizó un corredor gastronómico, comercial y turístico que se construirá en bajo-viaductos recuperados luego del levantamiento de nueve barreras del ferrocarril Mitre. ONG vecinales, que habían impugnado judicialmente el proyecto en 2019 sin éxito, denuncian el avance sobre el Parque Tres de Febrero, que está protegido como espacio verde y también como Área de Protección Histórica.

El gobierno porteño y la Agencia de Administración de Bienes del Estado (AABE) avanzan de esta manera con una iniciativa licitada hacia finales del gobierno de Mauricio Macri. Así se habilitó este emprendimiento comercial sobre terrenos que quedaron por debajo de las vías. La empresa adjudicataria de la licitación, Via Viva, anunció la inversión de 45 millones de dólares, según consignó el diario La Nación. A cambio, explotarán comercialmente más de 70 mil m2 durante 30 años. Las ONG dicen que ni siquiera cuenta con los avales necesarios.

Los titulares de Via Viva revelaron algunos detalles del proyecto. Según explicaron Sang Hak Choe y Paulo González Toledo, el 60% del total concesionado será destinado a espacio público y el otro 40% habrá oficinas, espacios comerciales, gastronómicos y de entretenimiento. Las tierras seguirán perteneciendo al Estado nacional y el privado podrá explotarla hasta que finalice el contrato. 

En el primer tramo del megaemprendimiento, Via Viva pretende crear un nuevo apéndice del barrio chino, de 10 mil m2. El segundo tramo, desde La Pampa hasta Olleros, el objetivo será un público ABC1: concesionarias de alta gama, tiendas de dimensiones y cervecerías.

Según dijeron los dueños de la constructora, avanzarán sobre la plaza Bolivia, ubicada en Libertador y Bolivia, donde habrá un polo gastronómico y oficinas. Y no descartan habilitar un gimnasio. Por último, en el tramo desde Olleros hasta Dorrego, donde está el Hipódromo, ocuparán 10 mil m2 más que bordean los bosques de Palermo. Allí se contempla levantar 40 locales de entretenimiento y gastronomía.

La Asociación Amigos del Lago de Palermo afirma que el proyecto incluye la construcción de una calle interna paralela al viaducto de la Línea Mitre, “que elimina un sector importante de la plaza de Pakistán, en un área que está protegida como histórica”.

Osvaldo Guerrica Echevarría, presidente de la Asociación, explicó a Diario Z que la “AABE llamó a licitación y el gobierno de la Ciudad le dio normativa”. “Antes de la reforma del Código Urbanístico, en 2018, lo que se podía hacer debajo del viaducto era lo que marcaba el terreno lindero, en este caso atraviesa una zona que es Urbanización Parque y de Protección Histórica”, explayó.

A pesar de las presentaciones judiciales auspiciada por la ONG Patrimonio Belgrano, Guerrica Echeverría señaló que el gobierno porteño le dio luz verde al proyecto sin “ninguna excusa, simplemente lo hacen”. “Las irregularidades son asombrosas”, apuntó.

Al respecto, el titular del Observatorio por el Derecho a la Ciudad, Jonatan Baldiviezo, detalló a Diario Z que la licitación adjudicada en 2019 se concretó a un precio irrisorio: “Sang Hak Choe, empresario textil coreano, ganó la concesión de la totalidad de los espacios bajo viaductos de la Línea Mitre, ofertando un monto de $ 1.140.840.885 por 30 años de concesión de 50.801 m2, es decir, pagará $62,38 el m2 por mes”. 

“Estamos frente a otro caso en la ciudad donde el concesionario se hará rico sub-alquilando los espacios públicos concesionados, al estilo de Telemetrix S.A. con el predio estatal de Costa Salguero, y ganando cifras millonarias sólo por su rol de intermediario”, explicó el abogado.

Para Baldiviezo, se gastó “un dineral” para que la “explotación del suelo liberado quede a mano de una sola persona”. Por último, el titular del Observatorio reclamó la falta de participación ciudadana en la elaboración del proyecto: “El plan para los bajo viaductos del Mitre no fue elaborado de forma participativa con la comunidad porteña y los barrios aledaños. Estos bajo viaductos deberían estar destinados a las necesidades de la comunidad y no a los intereses meramente económicos”.