La Ciudad vacunó al 50% de la población y los infectólogos sostienen que “el impacto se siente en la disminución de casos graves”

Por Demián Verduga. Diario Z.

La Ciudad de Buenos Aires ya vacunó al 50 por ciento de la población con al menos una dosis. Según los datos del monitor público, hasta el domingo 4 de julio se habían aplicado 1.519.934 primeras dosis y 412.345 personas ya tenían su esquema completo.

Respecto de la evolución de los casos, el último informe difundido por el Ministerio de Salud que conduce Fernán Quirós, arrojó 736 nuevos positivos, una de las cifras más bajas de los últimos dos meses. Sin embargo, la caída también se explica por tratarse del reporte de un domingo, el 4 de julio. Hay otros indicadores que pueden tomarse y son más contantes. La ocupación de camas de terapia intensiva en el sector público estaba en el 46,8% y en el privado en el 62,3.  Más allá de que el Gobierno porteño aumentó el número de camas y eso reduce el porcentaje de ocupación aunque no bajen tanto los pacientes graves, los datos muestran una tendencia a la baja confirmada también por las cifras nacionales.

Reporte de casos del domingo 4 de julio en la Ciudad de Buenos Aires.

¿Es el principio del fin? ¿Continuará un descenso marcado, como ocurrió en Inglaterra o Estados Unidos cuando se alcanzó el 45% de la población inoculada? ¿Qué posibilidades hay de que haya un rebrote con la cepa Delta?

El infectólogo del Hospital Pirovano, y expresidente de la Sociedad Argentina de Infectología, Ricardo Teijeiro, fue consultado por Diario Z por estos interrogantes. “Puede haber pequeñas subas, luego valles y descenso. Hay mucha gente que ya tuvo contacto con el virus y se recuperó y un alto nivel de vacunación. No hay duda de que eso influye en la caída de los casos. Sin embargo, el dato que me parece más importante mirar es el de casos graves. Porque ahí es donde más se nota la vacunación. El virus sigue circulando, pero hay mucho menos uso de camas críticas”.

“De todos modos-agregó Teijero-el promedio nacional de vacunación es de 40% y el objetivo final es llegar arriba del 70 y con las dos dosis. Eso va a demorar unos meses más”

“En Europa subieron mucho los casos por la cepa Delta, pero la cantidad de fallecidos aumentó muchísimo menos en proporción. Eso da cierta tranquilidad de lo que puede ocurrir acá y se explica por la cantidad de vacunados”.

Ricardo Teijeiro, intectólogo del Hospital Pirovano y expresidente de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI)

Al ser consultado por las experiencias de otros países, que con este nivel de inoculados comenzaron a reducir fuertemente los casos, Teijeiro sostuvo: “Es cierto que la pandemia comenzó a ceder con fuerza cuando la vacunación se ubicó por encima del 45% de la población, pero también tienen ahora un rebrote. Reino Unido tuvo un pico de 50 mil casos diarios, luego bajó a 1.000, y ahora volvió a subir a cerca de 20.000 por Delta. Eso va a llegar a la Argentina”.

A pesar de estos números, el infectólogo tuvo una visión menos dramática de la situación. “Subieron mucho los casos, pero la cantidad de fallecidos creció muchísimo menos en proporción. Eso nos da cierta tranquilidad. Se explica por la cantidad de vacunados y también personas que crearon anticuerpos naturales. La gente se contagia, tiene síntomas, pero la proporción de los que transitan la enfermedad sin agravarse es mucho mayor que antes”.

Sobre la evolución de los casos en CABA, el infectólogo no quiso realizar una definición taxativa. “Es muy probable que sigan bajando. El tema es que en algún momento habrá una tercera ola y no podemos precisar cuándo comenzará. Lo importante es que lleguemos con más gente vacunada a ese momento porque eso reduce muchísimo los casos graves y los fallecimientos”.   

“Las medidas de apertura y restricción hay que mirarlas también desde las posibilidades de la obediencia social. No tiene sentido pedir lo que no se va a cumplir”.

Luis Trombetta, infectpologo del Hospital Muñis.

El infectólogo del Hospital Muñiz, Luis Trombetta, también habló con este medio. Coincidió en que hay un descenso significativo en los casos graves. Sin embargo, sostuvo que “aunque haya menos fallecidos en la tercera ola es muy importante cortar los contagios”. “Las medidas farmacéuticas que tenemos son las vacunas. Cubren y ayudan. Pero es importante bajar los casos, que se enferme menos gente-le dijo a este medio-. Por ahora los números señalan un descenso.

Trombetta cuestionó lo que consideró una contradicción por parte del gobierno porteño. “Es raro que Quirós diga que viene la cepa Delta y al mismo tiempo Horacio Rodríguez Larreta habilite todo. Son muchos los lugares del mundo en los que hay una tercera ola”.

“También es cierto-agregó-que el debate sobre las aperturas hay que tomarlo interpretando la obediencia social. No se puede pedir lo que la gente no va a cumplir”.