Por qué vacunar a los chicos contra el coronavirus aunque desarrollen cuadros leves

Por Natalia Concina. Télam

Esta semana, la ministra de Salud, Carla Vizzotti, informó públicamente que existe la intención de avanzar en la vacunación de menores de 18 años, particularmente de aquellos con comorbilidades.

El miércoles pasado fuentes oficiales informaron que el gobierno nacional solicitó a la empresa Sinopharm la información que llevó a autorizar la aplicación pediátrica de su vacuna contra el coronavirus en China. El objetivo es que sea evaluada por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat).

La vacuna de Sinopharm es una de las que se está aplicando en Argentina en población adulta y se espera que ingresen en los próximos meses 24 millones de dosis.

Vizzotti enmarcó la decisión de avanzar con el DNU en el contexto de “una situación inédita y dinámica” como la que impone la pandemia de coronavirus, y puso el acento en los “ensayos clínicos en los menores de 18 años y en particular niños, niñas y adolescentes con comorbilidades”.

Por qué vacunarlos si son asintomáticos o desarrollan cuadros leves

La vacunación contra el coronavirus de niñas, niños y adolescentes avanza a nivel mundial como estrategia para mejorar la inmunidad de rebaño o para proteger a aquellos menores de 18 años con comorbilidades.

Actualmente sólo se encuentra aprobado el inmunizante de Pfizer para adolescentes. Sinovac y Sinopharm están aprobadas a partir de los 3 años aunque sólo en China.

“La mayoría de los niños desarrolla cuadros leves de Covid-19 pero hay una muy baja proporción de población pediátrica que puede complicarse (un 1 o 2%). En su mayoría se trata de niñas, niños o adolescentes que tienen alguna comorbilidad”, señaló a Télam la infectóloga pediátrica Analía De Cristófano.

De Cristófano, integrante de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI), explicó que “estas comorbilidades son parecidas a las que constituyen factores de riesgo en los adultos como inmunosupresión, obesidad, cuadros respiratorios crónicos o trastornos neurológicos que hacen que no puedan seguir las medidas de cuidado general como uso de barbijo o mantener distancia, por lo que también estarían más expuestos”.

De estos grupos, la especialista describió que “los inmunosuprimidos son lo que más hemos visto que se complican y luego los pacientes respiratorios”. En relación a los adolescentes “la enfermedad tiene un comportamiento más similar al de los adultos, pero también hemos tenido casos que se complicaron de pacientes pediátricos con obesidad”.

“Con lo cual, si se pueden vacunar, es una población que va a mejorar su pronóstico y disminuir la posibilidad de tener casos severos. Por otro lado, está el tema de la inmunidad de rebaño, y en este sentido vacunar a los niños ayudaría a disminuir la circulación viral”, indicó.

Cuáles puede ser los efectos adversos

“Las vacunas pueden tener una reactogenicidad diferente en niños y en adultos. Por ejemplo, hay eventos de alergias como púrpura de Schoenlein Henoch (también conocida como vasculitis por IgA) que no se ve en adultos”, dijo Ricardo Rüttimann, pediatra e infectólogo y coordinador de la Comisión de Vacunas de la SADI.

Para Rütimann, “no podemos traspolar la información de la seguridad en adultos a la población pediátrica”.

En el mismo sentido, De Cristófano sostuvo que “los niños son población sensible por lo que es muy importante que los estudios estén hechos y aprobados” pero recordó que “las vacunas de virus inactivado (como Sinovac o Sinopharm) están muy probadas y con las ARN (Pfizer o Moderna) se está acumulando mucha experiencia este último tiempo”.

Vacunas aprobadas para niños y adolescentes

La vacuna de Pfizer fue autorizada para uso de emergencia (AUE) a partir de los 16 años en diferentes países, pero el 5 de mayo las autoridades sanitarias de Canadá ampliaron esa autorización para la población de 12 a 15 años, convirtiéndose en el primer país en el mundo en aprobar la inoculación a adolescentes.

Cinco días después hizo lo mismo Estados Unidos tras recibir la aprobación de parte de la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA).

El 28 de mayo, la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) autorizó también esta vacuna para la franja etaria entre 12 y 17, lo que es válido para sus 27 estados miembro.

Estas autorizaciones se basaron en los resultados de un ensayo clínico de Pfizer en el que se inscribieron 2.260 participantes, que fue publicado en The New England Journal of Mediciney que arrojó una eficacia del 100%, respuestas sólidas de anticuerpos y que fue bien tolerada.

Por su parte, el 11 de junio pasado China aprobó el uso de emergencia de las vacunas contra la Covid-19 de Sinopharm y de Sinovac Biotech (ambas utilizan la plataforma de virus inactivado) en personas de 3 a 17 años; los estudios clínicos de ambas vacunas se encuentran en curso con buenos resultados preliminares según sus desarrolladores.