El gobierno de Rodríguez Larreta aprovecha el ataque a Chano para reflotar el uso de pistolas Taser

El jefe de Gabinete porteño, Felipe Miguel, explicó: “En la Ciudad de Buenos Aires creemos que para determinados usos las pistolas Taser pueden ser una alternativa. Lo hemos evaluado en su momento, hemos capacitado personal de la Ciudad y estamos evaluando algún procedimiento para incorporarlas con exclusividad para determinados usos”.

Según aclaró Moguel, las Taser “tiene la particularidad de que en lugares donde hay mucho público, mucha gente, puede ser una herramienta adicional para la policía, que tiene que estar capacitada; es una herramienta alternativa”.

El gobierno reeditó por enésima vez el debate sobre el uso de las pistolas Taser después que un policía bonaerense baleara al músico Santiago «Chano» Charpentier, que se encontraba en pleno brote psicótico. Chano, que se encuentra en estado crítico, permanece internado tras recibir un disparo en el abdomen. La policía dice que lo amenazó con un cuchillo. Cabe agegar: un cuchillo de cortar pan. La madre de Chano niega que el músico agrediera a alguien más que a si mismo.

Mientras crece el debate sobre cómo reacciona el Estado ante la enfermedad mental, el gobierno porteño aporta una insólita perspectiva: los enfermos mentales no deben recibir balas de plomo pero sí descargas eléctricas.