Reprimen a trabajadores de una cooperativa en Lugano: hay dos heridos

Un hombre fue detenido y otras dos personas resultaron heridas hoy durante el desalojo ejecutado por la Policía de la Ciudad de Buenos Aires de trabajadores de una cooperativa que habían ocupado parte de la autopista Dellepiane, a la altura de la salida Miralla, en protesta por la pérdida de su fuente laboral.

En diálogo con Télam, los trabajadores denunciaron que un miembro de la cooperativa fue detenido y que el referente social de ese grupo comunitario, Esteban Escobar, y una mujer de 65 años resultaron heridos y fueron trasladados al Hospital Santojanni.

Según pudo saber esta agencia, todo comenzó cuando los trabajadores cortaron un tramo de la autopista en protesta por la decisión del Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat de la ciudad, a cargo de María Migliore, de desplazar de sus funciones a algunos de los miembros de la cooperativa, que realizan tareas de limpieza en vecindarios que conforman el barrio de Villa Lugano.

Pasado el mediodía, la policía de la ciudad dispuso el desalojo de la protesta y los trabajadores arrojaron piedras mientras se retiraban hacia el interior del barrio Copello.

La policía avanzó y reprimió a los manifestantes, dos de los cuales sufrieron heridas y fueron trasladados en ambulancia al hospital, en tanto un tercero fue arrestado.

“Este es un reclamo para trabajar; ellos (por el Ministerio de Hábitat de la Ciudad) vienen con su gente y a nosotros nos echan; quieren meter a la gente que les hizo la campaña política porque les prometen trabajo”, advirtió Maira Lamanda, una de las desafectadas de la cooperativa de barrido en el barrio Najera.

Otra trabajadora, Adriana Jara, explicó a Télam que el grupo de trabajo realiza tareas de limpieza de las “veredas y los barrios Espora, Najera, Copello, Samoré y Castro”, todos ubicados en el conglomerado de Villa Lugano.

“Soy paciente oncológica, tengo cáncer de útero y me tiraron al piso y me entraron a pegar en las costillas por reclamar por 14 mil pesos, un salario que no es digno, nos cagaron a palazos”, denunció Stella Maris Velázquez, vecina del barrio Copello.