Generalizado rechazo a la “presencialidad total” de Larreta

Desde el lunes temprano los docentes porteños hicieron presente su oposición en las calles a las clases presenciales sin distanciamiento convocada por el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta. En el fin de semana, el ministro Nicolás Trotta había desafiado al gobierno porteño a que presentara pruebas de que se podía eliminar el distanciamiento en las aulas. El nuevo protocolo de Larreta convierte a las aulas en burbuja, eliminando los cuidados que se votaron en el Consejo Federal de Educación.

Bien temprano, los Docentes contra la Presencialidad en Pandemia se dieron cita en el Obelisco junto con la agrupación Familias por un Retorno Seguro a las Escuelas. La docente Florencia Palombo subrayó que “abrieron las escuelas al comienzo del ciclo lectivo, y la presencialidad escolar trajo aparejada la segunda ola que decían querer evitar. En las puertas de la tercera y con la variante delta confirmada en el país y la Ciudad, el gobierno de Larreta profundiza la línea aperturista y va por una presencialidad total”.

Sobre el mediodía, el sindicato Ademys, que convocó un paro este lunes contra la presencialidad completa, y a una conferencia de prensa ante la Legislatura.

El secretario general de gremio, Jorge Adaro, planteó: “Lo que cambia fundamentalmente es que dejan de existir las burbujas reducidas y empiezan a hablar de distanciamiento entre burbujas-grados. En escuelas grandes, por ejemplo en el comedor, la implementación va a ser muy difícil”.

El borrador del nuevo protocolo indica que “para el caso de docentes que participen o impartan clases en más de un grupo burbuja, se deberán extremar las medidas de seguridad, tales como mayor distanciamiento del docente respecto de los estudiantes, evitar la circulación por el aula/espacio, entre otras”. Al respecto, Adaro remarcó que “se hace muy difícil no ir por los bancos. Es casi una irrealidad el maestro o maestra a dos metros sin moverse”.

Por su parte, un comunicado de la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE) denuncia que Larreta vuelve a realizar  “anuncios mediáticos marketineros sin ninguna precisión, generando así confusión acerca de las medidas de cuidado”. Reclaman “la necesidad de continuar respetando el distanciamiento, la ventilación y los elementos indispensables de protección mutua”.

El gremio insiste que ante la habilitación de comedores –con el 50% de aforo, a partir del 17 de agosto–, apela a la “responsabilidad de la comunidad educativa” e insta a “evitar el contacto físico de todo tipo como besos, abrazos, apretones de manos, puños, entre otros. No compartir ningún tipo de elemento personal, tales como útiles, libros, comida, elementos de protección, entre otros”. «