Avanza la construcción de Espacio Gigena, un gigantesco shopping de 24.000 m2, en los bosques de Palermo

Por Franco Spinetta. Especial Diario Z

Se lo conoce como Playa Gigena o estacionamiento Dorrego del Hipódromo de Palermo, y es un mamotreto de cemento donde caben un millar de automóviles. Pero hasta hace 20 años fue un espacio verde y público, parte del Parque 3 de Febrero. Ahora, el gobierno porteño decidió convertir esos 24.000 m2 que delimitan las avenidas Dorrego, Del Libertador, la calle Freire y las vías del Ferrocarril Mitre en un polo gastronómico y comercial ABC 1. La rezonificación del enorme terreno fue votada en la Legislatura exclusivamente por el oficialismo y Evolución en 2018.

Durante más de 20 años el Hipódromo no pagó ni un centavo de canon por explotar un estacionamiento para un millar de automóviles.

La semana pasada Horacio Rodríguez Larreta recorrió las obras de demolición del estacionamiento, donde su gobierno autorizó construir el llamado “ámbito Gigena”, un shopping gigante acompañado de bares, restaurantes, oficinas, centros de deporte y salones de usos múltiples. Una vez más, Larreta fue sordo a las protestas de las organizaciones ambientales que pedían que se lo restituyera a su pertenencia original, el Parque 3 de Febrero.

La ganadora de la licitación es una sociedad entre dos firmas poco conocidas -Masbor SRL-BSD Grupo Asesor-, que ofreció pagar un canon de algo más de 6 millones de pesos mensuales. Los nuevos concesionarios recibieron el visto bueno para avanzar con el proyecto conocido como Ámbito Gigena y tendrán el uso exclusivo de las tierras por 20 años.

Con una excusa similar a otras cesiones de tierras públicas, el gobierno autorizó la construcción de 24 mil m2 a cambio de sumar 4 mil m2 de espacio público, como si el predio antes no hubiera sido todo espacio verde, y público.

María Teresa Gutiérrez Cullen de Aráoz, de la Fundación Ciudad, advirtió que el gobierno de Larreta contabiliza como espacios verdes a los “techos verdes”. “De ningún modo puede compararse con los servicios ambientales de un parque”, señaló Gutiérrez Cullen de Aráoz.

La obra, que está en la primera etapa de demoliciones, insumirá una inversión de 14 millones de dólares y estará lista, según los concesionarios, dentro de cuatro años. Para justificar el cambio de uso del predio, el Ejecutivo adujo que la construcción del estacionamiento estuvo fuera de normativa. Sin embargo, en vez de subsanar esa situación regresando ese terreno para uso del Parque 3 de Febrero, el jefe de Gobierno impulsó una nueva normativa que, de alguna manera, legalizó esa transgresión.

“Si se ha incumplido la norma con la edificación de un estacionamiento, no significa de modo alguno que haya que modificar la zonificación para regularizarlo. La construcción existente, sin duda, no aporta a la armonía, pero lejos de justificar su ampliación,  justifica su demolición y la devolución al parque de un espacio verde absorbente, especialmente en un contexto de Cambio Climático cada vez más dramático”, indicó Cullen de Aráoz. El Ejecutivo sólo tomó una parte de las recomendaciones: la demolición del edificio, pero para concesionar el predio y construir un shopping.

“Esta obra va a levantar mucho toda esta zona, ya que es un lugar donde hay mucha gente disfrutando el espacio verde, así que tener un lugar de encuentro, gastronómico y para hacer ejercicios, es una gran cosa”, explicó Rodríguez Larreta, luego de visitar las obras.

Cuando defendió la iniciativa en la Legislatura, el secretario de Desarrollo Urbano, Álvaro García Resta, señaló: “Creemos que para que ese lugar tenga más vida nocturna durante los fines de  semana, y uso extendido durante los días de semana, debe tener diferentes usos. Para que  esa infraestructura soporte otros usos, diferentes a los que tiene hoy, tenemos que cambiar  los usos permitidos”.

“Lo que están proponiendo es un despropósito que no sirve al Parque 3 de  Febrero, sino al concesionario; lo  que sí le sirve al Parque 3 de Febrero es la propuesta que estamos haciendo nosotros, es decir, convertir ese predio en un área verde más”, dijo Osvaldo Guerrica Echevarría, de la Asociación Amigos del Lago de Palermo. “Este parque tiene una historia riquísima iniciada en 1875. A lo  largo de su desarrollo, llegó hasta la Avenida General Paz; sin embargo, con el correr de los años perdió el 85 por ciento de su  territorio y hoy estamos a punto de perder una hectárea más”, añadió.

Guerrica Echevarría hace un repaso pormenorizado de la historia del estacionamiento. En 2002, el Hipódromo de Palermo lo consideró parte de la concesión y construyó la playa de estacionamiento sin pagar un centavo de canon. En 2007, tres días antes de terminar su mandato como jefe de Gobierno, Jorge Telerman, actual funcionario de Horacio Rodríguez Larreta, le concedió al Hipódromo un permiso de ocupación gratuito por cinco años. En 2008, Mauricio Macri dictó diversas resoluciones administrativas para el desalojo, pero jamás se avanzó. “Quizás porque el Hipódromo Argentino de Palermo Sociedad Anónima es muy poderoso e influye directamente sobre las autoridades de la ciudad. Así lo dijo una  fiscal en su momento”, aseguró Guerrica Echevarría.

Finalmente, en 2018, el Ejecutivo avanzó con una ley que cambió de manos el negocio por dos décadas.