En la Ciudad pueden votar 400 mil migrantes, el 15 por ciento del padrón

Por Demián Verduga. Redacción Z

Por primera vez hay casi 400 mil extranjeros habilitados para votar en la Ciudad de Buenos Aires, el distrito que más migración concentra de todo el país. No es un dato nuevo sino una tendencia histórica. En la actualidad, según las últimas cifras de la Dirección de Migraciones nacional, en la Argentina hay 2 millones 200 mil personas que nacieron en otros países. Equivalen al 4,9 por ciento de la población.

En la Ciudad vive el 20 por ciento del total de los extranjeros, es decir, unos 450 mil. Su peso en relación a la cantidad de habitantes es mucho mayor al promedio nacional. Son cerca del 15 por ciento de los porteños.

En las próximas elecciones, los migrantes que tienen más de 16 años y cuentan con DNI estarán habilitados para elegir candidatos locales, es decir, legisladores y comuneros. En todo el país los extranjeros sólo pueden votar por estos cargos. Para poder hacerlo por candidatos nacionales tienen que sacar la ciudadanía argentina.

En la Ciudad de Buenos Aries vive el 20% del total de los migrantes que hay en la Argentina.

El motivo por el que esta cantidad de extranjeros podrán ejercer el derecho al voto en las próximas primarias del 12 de septiembre es por el nuevo Código Electoral porteño. Se votó en la Legislatura el 25 de octubre de 2018. Estableció un nuevo régimen de empadronamiento que no llegó a aplicarse en las elecciones de 2019. Dispuso que los extranjeros quedan inscriptos de manera automática al sacar su DNI, antes tenían que anotarse especialmente en el padrón. Esta disposición implicó un gran cambio. Para la contienda electoral de 2019 había 21.000 extranjeros de CABA que podían ir al cuarto oscuro, ahora serán 398.220. Un salto exponencial.

El voto migrante ha cobrado un peso que nunca había tenido. Los interrogantes sobre sus preferencias, preocupaciones y expectativas, ya no son sólo un elemento de la agenda social de la Ciudad. Ahora son parte necesaria para la construcción de una mayoría electoral.

Rasgos del voto migrante

El Centro de Estudios Sociales para el Desarrollo Territorial (Cesdet), miembro de Observatorio Internacional para la Democracia Participativa, tiene un trabajo permanente sobre la migración en la Ciudad, en resto del AMBA, y ahora también sobre los nuevos votantes.

Leonardo Farías, director del Centro, habló con Diario Z. “Uno de los rasgos del voto migrante es que la tendencia a participar es baja-dijo-. En las elecciones de 2017 fue el 27% de los que estaban habilitados para sufragar. Y en el 2019 subió al 45%. Pero sigue siendo poco comparado con la población general. Sobre sus preferencias electorales, por ahora son más cercanos al Frente de Todos o lo que antes era el Frente para la Victoria”.

“La participación es baja. En 2017 fue el 27% de los que estaban habilitados y en el 2019 el 45%. Pero aunque este año vote ese porcentaje, son 200.000 votos”.

Leonardo Farías, centro de Estudios Sociales para el Desarrollo Territorial

Otro dato que Farías remarcó como rasgo de las tendencias del voto migrante es que suelen estar a tono con la zona de la Ciudad en la que viven. “La mayoría están radicados en el Sur. Pero los que viven en la Zona Norte suelen tener más preferencias por votar a Juntos por el Cambio, acompañando la tendencia de la zona en la que viven. Es algo que se detecta al analizar el voto”.  

Las nacionalidades  

El Cesdet cruzó datos de distintos organismos públicos para determinar a qué nacionalidad pertenecen los casi 400 mil extranjeros que podrán votar en las próximas elecciones para candidatos locales en CABA. Son 65.400 de Bolivia, 54.800 de Paraguay, 41.500 de Perú, 23.300 de Uruguay, 12.900 de España,  11.900 de Italia, 10.900 de China, 6.900 de Brasil, 6.500 de Chile,   6.300 de Colombia, 5.000 de Venezuela y 4.800 de Corea del Sur, entre los principales países.

“A pesar de lo fuerte que fue la migración venezolana los últimos años, todavía su peso en el padrón no es muy grande. En algunos casos es porque no han sacado el DNI y en otros porque el domicilio no está en la Ciudad”, explicó Farías. “Entre los migrantes de Bolivia, Paraguay y Perú está casi el 50% del padrón”.

Si se miran, por ejemplo, las elecciones en Estados Unidos, país con una larga tradición de migraciones, se detecta que los partidos, por derecha o por izquierda, tienen un mensaje dirigido al votante migrante. No ocurre lo mismo, hasta ahora, en la política porteña.

La mitad de los migrantes habilitados para votar son bolivianos, peruanos y paraguayos.

Datos del Cesdet.

Al ser consultado sobre si esto no cambiará a partir del aumento del peso de los migrantes en el padrón, Farías sostuvo: “Es claro que todas las fuerzas políticas lo tienen entre los temas que van a abordar de otra forma en esta campaña electoral. Lo que aún no vimos es de qué forma lo harán. En el Frente de Todos hay una campaña fuerte territorial para que vayan a votar, pero me parece que todas las fuerzas están analizando cómo abordarlo”.

Hay expectativas respecto de la política que son transversales en todos los sectores del electorado. La preocupación por la inflación, el trabajo, la inseguridad. ¿Qué demandas particulares tienen los votantes migrantes?

“La discriminación es un tema que les importa especialmente-explicó Farías-. Todos sienten que han sido discriminados alguna vez, de distintas formas. Otro elemento es que pretenden crear ámbitos institucionales para canalizar sus demandas hacia el gobierno, en este caso de la Ciudad. La comunidad peruana quiere crear una Casa del Perú. Todos los colectivos tienen sus lugares de encuentro, pero no es lo mismo que un espacio que construya un diálogo institucional”.

Respecto a sí aumentará el nivel de participación en comparación a las elecciones anteriores, Farías sostuvo que “la tendencia siempre ha sido a una baja participación. El punto es que si esta vez va otra vez a votar el 45% de los habilitados, ya no son 10 mil votos sino casi 200 mil. Es un cambio muy grande”.