Luis Trombetta, infectólogo del Muñiz: “No se puede asegurar que la variante Delta generará una nueva ola”

Por Demián Verduga. Redacción Z

El último reporte sobre la situación de Covid-19 del Gobierno porteño indica que el 6 de septiembre hubo solo 203 casos positivos en la Ciudad de Buenos Aires. Son cifras que no se veían hace más de un año. Los otros indicadores muestran la misma tendencia. Las camas de terapia intensiva en el sector público tienen una ocupación del 11%, durante el pico de abril y mayo habían llegado por encima del 80%. La positividad es la más baja de toda la pandemia. Sólo el 2,7% de los hisopados dan un resultado positivo de Covid.

Hace más de dos meses que se detectó el primer caso de la variante Delta en Argentina. Y en varias provincias-incluyendo la Ciudad Autónoma- se reconoce que hay circulación comunitaria. Sin embargo, como muestran los últimos datos del Ejecutivo porteño, los casos siguen descendiendo. ¿Por qué?

“Lo primero que hay que señalar es que no se puede mirar lo que ocurre en otras parte del mundo y creer que acá será exactamente igual”, dijo Luis Trombetta, infectólogo del Hospital Muñiz y profesor de la Facultad de Medicina de la UBA en esta entrevista con Diario Z.   

¿Puede considerarse como algo definitivo que no ocurrirá lo mismo que en Europa o Estados Unidos con esta variante?

Los pronósticos son eso. Y muchas veces son apreciaciones subjetivas. Era lo que pasaba también cuando se hablaba de la llegada del pico de casos. Se tomaba como base los números de los picos de otros países. Hubo otra apreciación hacia fines del año pasado, cuando hubo manifestaciones o la muerte de Maradona. Pensamos que eso iba a disparar un crecimiento exponencial y no ocurrió. Ahora se admite que hay circulación comunitaria de la variante Delta. Hay personas contagiadas que no tienen una relación con viajes o viajeros. (Fernán) Quirós dijo hace un mes que en tres semanas habría un crecimiento exponencial. Nada asegura que sea así.

En el hemisferio norte generó una cuarta o quinta ola…

En Estados Unidos hay estados que están con una gran liberación de las restricciones, la gente anda sin barbijo por la calle. Y en Florida tienen un gran problema con la cantidad de gente que no se vacunó y ahora hay nuevos casos. Por eso es muy difícil decir lo que va a pasar. Es mejor ser prudente. No prometer. Y ahora se esperaba que hubiera un crecimiento de casos por Delta. No ocurrió. ¿Eso acaso quiere decir que no puede suceder dentro de dos semanas? La verdad es que no lo sabemos.

¿Qué puede explicar que en Europa o Estados Unidos Delta haya creado una nueva ola y en Argentina, en la región en general, no ocurra lo mismo?

Para saber de qué variante son los casos hay que estudiar una secuencia. El tema es que hay menos casos. A lo mejor hay más de Delta de los que sabemos, pero lo concreto es que son pocos. Yo digo lo que pienso de acá: el virus no tiene ideología ni partido. Lo que sí hace es atacar a susceptibles. En Argentina hay una buena cantidad de gente vacunada, entre los mayores de 60 hay un grupo muy grande con las dos dosis. Entre las personas de mediana edad a muchos les falta la segunda dosis, pero no estamos mal.

Y están los que se enfermaron y se recuperaron…

En general se piensa que eso está subestimado. Se calcula que por cada caso positivo hay tres, cuatro, cinco, que no se detectaron. Hay alrededor de 5 millones de confirmados desde que se inició la pandemia. Si se los multiplica quiere decir que hay millones de personas que tuvieron alguna experiencia con el virus, además de los vacunados. A eso tenemos que sumarle los jóvenes que lo transitan mayormente de un modo más leve. Eso nos lleva a pensar que tenemos una buena cantidad de gente protegida o parcialmente protegida. Si de 100 personas hay 70 que tienen algún tipo de anticuerpo, al virus le quedan solo 30 para contagiar. La posibilidad de que alguien se enferme se reduce.

Algunos infectólogos sostienen que la variante de Manaos era muy contagiosa y que Delta ya no tiene espacio…

Me suena televisivo. Lo cierto es que en esto no hay expertos porque todos estamos aprendiendo de una enfermedad nueva. Por supuesto que hay personas que conocen más de este tipo de temas.

Por lo que usted ve en hospital, ¿cómo está la situación sanitaria?

En este momento está bastante tranquilo. Veníamos de un momento muy tenso y ahora está más relajado. En el área de pacientes con Covid moderado llegamos a tener 120 o 130 pacientes, ahora son menos de 15 hace varias semanas. Lo que sí creo que va a persistir son las nuevas costumbres. Si alguien llega con ciertos síntomas primero se hace el hisopado. Son modos que llegaron para instalarse. En terapia intensiva la situación es similar, relajada.

¿Qué ocurre con las otras enfermedades?

Lo que  te puedo decir del Muñiz es que hay cierto retorno de los pacientes con las otras enfermedades que se trataban, como HIV, tuberculosis, otras enfermedades de transmisión sexual. En el consultorio privado tengo personas que por ahí no venían hace un año y medio. Vienen con las enfermedades que tenían y se siguieron cuidando. Algunos estudios se demoraron. Pero no están llegando enfermos exhaustos porque durante un año y medio el Covid tuvo la prioridad.