El gobierno porteño reconoce que “no es posible” acceder al crédito hipotecario en la Ciudad

El sueño de la casa propia está cada vez más lejos para el millón de inquilinos de la Ciudad. Según datos relevados por la dirección de Estadísticas porteña, incluso para una pareja de salarios altos el acceso al crédito está realmente vedado, ya que deberían incrementar sus ingresos entre un 142% y un 352% para poder comprar un departamento de dos o tres ambientes, tanto para la modalidad convencional o la Unidad de Valor Adquisitivo (UVA).

Estos resultados evidencian que no es posible acceder al crédito en ninguna de las circunstancias mencionadas dado que el ingreso de la pareja aspirante es por demás insuficiente”, destacó el organismo estadístico porteño.

El informe de Accesibilidad al Crédito Hipotecario (IACH) destaca que mientras los ingresos aumentaron en promedio un 28,6% en 12 meses, las cuotas de los créditos lo hicieron en casi un 56%. Los datos corresponden al primer trimestre del 2021.

El IACH estipula con el valor 100 una relación óptima, donde los ingresos de la pareja son suficientes para pagar la cuota del crédito hipotecario, mientras que un nivel inferior daría cuenta de las dificultades de acceso. En ese sentido, en el primer trimestre del año, el IACH para la adquisición de un departamento de 2 ambientes (de 43 metros cuadrados) en la Ciudad se ubicó en 41,3 para la modalidad UVA y en 34,9 para un préstamo convencional, de lo que se desprende que la pareja del ejemplo tendría que incrementar sus ingresos entre 142,1% y 186,5%, respectivamente.

En tanto, si se considera un inmueble de mayores dimensiones (3 ambientes, de 70 metros cuadrados), el indicador desciende a 26,1 y 22,1, respectivamente, señala el informe. Es decir que la necesidad de aumento de los ingresos ascendería al 283,1% para un préstamo UVA y al 352,5% para uno tradicional.

La situación se agrava si se toma en cuenta el valor del dólar blue, ya que el relevamiento toma como referencia al dólar oficial. “Las brechas serían aún mayores a las señaladas”, reconoce el gobierno porteño. La dirección de estadísticas también advierte que “el escenario es más restrictivo” se da con el crédito tradicional; sin embargo, la brecha con los UVA se ha reducido progresivamente “desde que la situación general del mercado de créditos hipotecarios se complicó a mediados de 2018”.