La madre del policía Arshak Karhanyan dice que “no se investiga la desaparición, están tapando algo”

Por Demián Verduga. Redacción Z

“A veces que no sé bien qué hacer. Por momentos no aguanto más. Por momentos estoy bien y en otros trato de aparentar que estoy bien”. La voz de Rosa Datyvian se escucha temblorosa. No es fácil discernir hasta dónde es por  la angustia o por su español impregnado por la lengua de su país natal, Armenia.

Rosa, cuyo nombre dicho en armenio es Vardush, y a quien le dicen Rosita quienes la conocen, es la madre de Arshak Karhanyan, el joven agente de la Policía de la Ciudad que desapareció hace más de dos años y medio. Desde entonces ha sido como si se lo hubiera tragado la tierra.

Arshak vino con su familia desde Armenia cuando él era un niño. Tenía 27 años cuando fue visto por última vez, el 24 de febrero de 2019. Lo que se ha podido reconstruir de los momentos previos a su desaparición es lo siguiente. Era cerca del mediodía y estaba de franco. Leonel Herba, otro agente de la fuerza porteña, le tocó el timbre de su departamento en ese horario y hablaron durante 36 minutos.

Una hora después, según las cámaras de seguridad de un cajero Link ubicado en la estación Primera Junta de la Línea A, Karhanyan retiró 2.000 pesos y cambió su clave. Caminó hasta avenida Rivadavia y Paysandú. Entró a un negocio Easy y compró una pala. Pagó en efectivo y guardó la pala en su mochila. Nunca más se supo nada. Al tercer día de haber desaparecido, se realizó la denuncia.

La familia sostiene que el juez del fuero Nacional en lo Criminal y Correccional Julio Alberto Baños, a cargo de la causa, no está investigando lo que ocurrió. Además, hay una suma de indicios, como que se haya borrado información de la computadora que Arshak usaba en la policía. Esto arroja sospechas sobre el rol de la propia fuerza en la desaparición.

Hace pocas semanas trascendió una escucha telefónica de un diálogo entre Herba, el agente que vio por última vez a Arshak, con su novia. “Seguí haciendo desaparecer gente”, le decía la mujer al agente, entre otras cosas.

Con estas evidencias, la familia apeló a la Cámara de Casación del fuero Nacional en lo Criminal y Correccional. Pidió que se cambie la carátula y se investigue como desaparición forzada. La solicitud fue acompañado por la Secretaría de Derechos Humanos del Gobierno Nacional. La respuesta fue un rechazo. La modificación de carátula hubiese permitido que la causa se mude al fuero federal.

“Me cayó muy mal -dice Rosa sobre ese fallo-. Porque no le dan bolilla a mi hijo. No acceden a nuestro pedido y parece que esconden algo. Por qué no lo quieren hacer. Lo mismo pasa con el juez. No dice nada y no quiere cambiar la carátula.”

¿Cree que la Justicia colabora con que no avance la investigación?

Yo sé que el juez sabe algo más. Y por eso no quiere avanzar. O no tiene ganas o quiere tapar algo. Yo no quiero que sufra alguien más. Lo que quiero es saber la verdad de lo que pasó con mi hijo. No quiero hacerle daño a nadie. Ya pasaron más de dos años y medio y no sabemos nada. Lo importante es saber qué pasó con mi hijo y por qué.

¿Cuáles son las decisiones del juez que le despiertan esta sospecha?

Son dos años y medio que no hicieron nada. Cuando se consulta dicen que están trabajando y yo no veo nada de eso. Se pueden llenar muchos papeles, pero no veo que se esté investigando. O están haciendo las cosas mal o lo hacen apropósito. Todas las personas que me conocen me preguntan lo mismo: ¿lo están buscando? El juez no quiere trabajar como debería hacerlo. Eso está claro. Yo soy extranjera. No tengo mucho respaldo. Me ayudan algunos armenios, pero no puedo hacer más.

Hace algunas semanas se reunión con el presidente Alberto Fernández, ¿qué le dijo en esa reunión? ¿Piensa que eso puede ayudar?

Por un lado estaba muy alegre con esa reunión pensando que iba a salir algo por Arshak y, por otro, no sabía bien qué podía hacer el presidente con esto. Me recibió mejor de lo que yo me había imaginado. Sirvió para la repercusión del caso. Salió mucho más en los medios. Pero finalmente hoy estoy en el mismo punto. Hicimos marchas. Eso también sumó repercusión, pero estoy en el mismo punto. A veces me dicen que algo va a salir. Yo tengo 60 años, ¿cuándo va a salir? Cuando yo no esté, ¿quién va a buscar a Arshak? Es una persona que desapareció en el medio de la Capital, en Caballito, y nadie sabe nada.  No es una persona que se cayó en la fosa de una montaña. Hay un dicho que dice el que busca encuentra. Por eso no aparece, porque no lo buscan. Mi abogado manda escritos y los rechazan y no está claro el porqué. No investigan a los que hicieron las grabaciones en las que dicen que lo hicieron desaparecer (NdR: es en referencia a las escuchas del agente Herba que se mencionan al inicio de esta nota).

Las autoridades políticas del Gobierno de la Ciudad, ¿cómo han actuado con el tema?

Marcelo D’Alessandro (actual ministro de Seguridad porteño)  ha estado en contacto con mi otro hijo. Pero creo que fue ya un poco tarde. Han pasado dos años y medio. Horacio Rodríguez Larreta y Diego Santilli no hablaron nunca. Solamente (los legisladores del FdT) Victoria Montenegro y Leandro Santoro están pendientes del tema.

¿Y cómo ha sido la actitud de la policía porteña?

No actúa como si Arshak hubiera sido parte. Ni el jefe llamó para ver qué había pasado. Yo pensaba que iban a venir a cada rato, que me iban a llamar todo el tiempo. A veces pierdo la esperanza y a veces no. Mi otro hijo ya perdió la esperanza.

¿Cuáles son los pasos que su abogado le dice que se pueden seguir?

Cuando rechazaron el cambio de caratula, él me dijo que podíamos insistir. Ellos actúan como si Arshak se hubiera enojado y se hubiera ido. Y no fue así. ¿Por qué no volvió del lugar al que fue? Esa es la pregunta.

¿Él tenía algún compañero en la fuerza de más confianza con que usted haya podido hablar en todo este tiempo?

Yo a veces le preguntaba y me decía que estaban bien con sus compañeros. Pero tenía amigos de la facultad o del colegio. No había hecho amigos en la policía. Este chico Herba yo no sabía quién era.

Una de las últimas novedades que trascendió es que apareció un viaje de colectivo en la tarjeta Sube de Arshak en un colectivo que va hacia Ezeiza, ¿es así? ¿La justicia está investigando esa pista?

El abogado me dijo que no se puede confirmar por ahora si la Sube la uso él o fue otra persona. Pudo haberla encontrado alguien, pudo ser otra persona. Es muy difícil. Cuando él salía, si me decía que volvía a las 11 y cuarto como máximo llegaba a las 11 y media. Era muy cumplidor. Me avisaba si llegaba 10 minutos tarde. Ahora son dos años y medio y no sabemos nada. Y yo lo que quiero es saber la verdad. Es muy difícil esperar. A veces que no sé qué hacer. Por momentos no aguanto más, por momentos estoy bien y en otros trato de aparentar que estoy bien.