Los cigarrillos electrónicos no ayudan a dejar de fumar, dice una investigación

El uso de cigarrillos electrónicos y otros productos de tabaco para no recaer en el hábito de fumar cigarrillos no parece ser eficaz, según un nuevo estudio que abarcó casi 13.000 fumadores en Estados Unidos. Otras investigaciones ya había adelantado que su uso podía ser altamente perjudicial para la salud.

“Este es el primer estudio que informa sobre si los fumadores de cigarrillos pueden cambiar a los cigarrillos electrónicos sin recaer”, dijo el autor del estudio, John Pierce, que es profesor de Medicina Familiar y Salud Pública en el Instituto de Salud Pública de la Universidad de California en San Diego.

El análisis reveló que la mitad de los exfumadores que dejaron el tabaco “de golpe” habían dejado los cigarrillos en el segundo seguimiento anual, pero solo el 41,5% de los que utilizaron cualquier otra forma de tabaco, incluidos los cigarrillos electrónicos, habían dejado el hábito con éxito.

Dejar el cigarrillo por completo es lo más importante que puede hacer un fumador para mejorar su salud“, dijo en un comunicado adjunto al estudio, “pero las pruebas indican que el cambio a los cigarrillos electrónicos hizo que fuera menos probable, no más probable, dejar de fumar“.

El estudio no analizó el uso de la terapia de sustitución de nicotina (TSN) diseñada para ayudar a las personas a dejar de fumar, dijo Pierce a CNN. Esas terapias incluyen parches, chicles y pastillas que contienen cantidades limitadas de nicotina.

“Este documento no se centra en los intentos de dejar de fumar”, dijo Pierce. “Se centra en las personas que parecen haber tenido éxito en dejar los cigarrillos y si los que cambiaron a una fuente de nicotina alternativa, que no suele ser el caso con los TRN, tienen mejores resultados que los que se abstienen de la nicotina”.

Un riesgo para la salud

Los cigarrillos electrónicos se utilizan cada vez más como alternativa a la nicotina, a medida que los fumadores buscan la forma de dejar el hábito, y de mantenerse alejados de los cigarrillos para siempre. Los cigarrillos electrónicos funcionan calentando un líquido puro llamado “e-juice” compuesto por aromas, propilenglicol, glicerina y a menudo nicotina hasta que se vaporiza. Por estas razones, en la Legislatura porteña se intentó prohibir su uso en espacios comunes.

El vapeo supuestamente elimina las 7.000 o más sustancias químicas que se encuentran en los cigarrillos tradicionales y su humo, muchas de las cuales son tóxicas, según la Universidad de Medicina Johns Hopkins.

Pero su uso se ha vuelto controvertido debido a las advertencias sobre los posibles efectos a largo plazo para la salud, posiblemente por los ingredientes además de la nicotina que contiene el cartucho. Los vapeadores pueden contener “partículas ultrafinas que pueden ser inhaladas profundamente en los pulmones, aromatizantes como el diacetilo, una sustancia química vinculada a graves enfermedades pulmonares, compuestos orgánicos volátiles y metales pesados, como níquel, estaño y plomo”.

Un brote en 2019 de una misteriosa enfermedad pulmonar relacionada con el vapeo entre los jóvenes estadounidenses también hizo sonar las alarmas. Hasta febrero de 2020, la afección había terminado con la vida de al menos a 68 personas y enfermado a más de 2.807, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés).

El nuevo estudio, publicado este martes en la revista académica JAMA Network Open, analizó los datos de los fumadores que habían dejado los cigarrillos. Los datos fueron recopilados por el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas y el Centro de Productos del Tabaco de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés).

El estudio analizó si los fumadores habían dejado de fumar con la ayuda de otras formas de tabaco, como puros, cigarros, cigarros con filtro, pipas, narguile y cualquier producto de cigarrillo electrónico. A continuación, el estudio analizó las tasas de recaída a intervalos de dos años.

Fuente CNN