Una familia necesita $70.000 mensuales para no caer en la pobreza, sin contar el alquiler

Una familia porteña, propietaria del lugar donde vive, de dos adultos con dos hijos en la escuela primaria, necesitó el mes pasado ingresos que superen los 108.674 pesos para ser considerada -raspando- integrante de la clase media. Los datos y los criterios provienen de la Dirección General de Estadísticas y Censos de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Esa familia “media” debe disponer por lo menos de $3.622 por día. La suba, de 3,53% respecto de agosto, se corresponde con el salto de la inflación.

El informe de la Dirección de Estadística fija los criterios actualizados que toma el distrito para delimitar los niveles socioeconómicos en base al ingreso. Así, una familia de cuatro integrantes necesitó disponer de entre $108.674,24 y $347.757,55 durante el mes pasado para entrar más o menos cómoda en el “sector medio”.

En tanto, esa misma familia -dos adultos y dos niños- para no caer en la pobreza (situación denominada “no pobres vulnerables”) necesitó $2.166,46 al día, 47% más que hace un año.

La canasta familiar de pobreza “no indigente” -además de alimentos incluye otros gastos generales, pero no el alquiler de la vivienda- se fijó alrededor de los 70.000 pesos. A esto habría que sumar el alquiler de una vivienda muy modesta y de esto modo los gastos mínimos superan los $90.000 mensuales.

Se considera indigentes a las familias que no alcanzan los $36.890,50 mensuales.

Por su magnitud e incidencia, la suba de los precios de los alimentos, demás bienes y servicios golpea con mayor fuerza a los indigentes y a los pobres, que utilizan un mayor porcentaje de su ingreso para satisfacer necesidades básicas.