Coronavirus: en la Ciudad y el conurbano aumentan los casos y la mitad ya son de variante Delta

El aumento de la prevalencia de la variante Delta de coronavirus y el freno en la caída de casos que se ve en el país es una situación “esperable”, dijo a Télam Analía Rearte, directora nacional de Epidemiología y Análisis de Situación de Salud. Como la Argentina tiene un alto porcentaje de la población vacunada con dos dosis, esto “permite estar más tranquilos frente a una suba pero no significa que nos podemos relajar“,

La funcionaria detalló que “en la última semana vemos que en la Ciudad de Buenos Aires y Provincia de Buenos Aires los casos dejaron de descender y comenzaron a estabilizarse pero con una incidencia muy baja, es decir que sigue habiendo pocos casos por cada cien mil habitantes”. Sin embargo, “es esperable que los contagios se incrementen en consonancia con la mayor circulación de la variante Delta”, explicó.

Estamos más tranquilos frente al impacto que pueda tener un nuevo aumento de casos que si se hubiera dado esta situación en julio o agosto, con menores coberturas de vacunación, pero no nos podemos relajar del todo. Hay que seguir vacunando, sostener cuidados y controlar brotes”, señaló Rearte.

Según los últimos datos de los grupos que realizan vigilancia de las variantes, “en la Ciudad de Buenos Aires la Delta ya supera el 50% y en las localidades del Conurbano la prevalencia es similar, sobre todo en la zona oeste”, detalló.

“Es importante que desde los sistemas de salud, ahora que tenemos muy pocos casos, se realice un buen control con rastreos, testeos y aislamiento de los contactos estrechos.”

analia rearte, directora nacional de epidemiologia

Para Rearte, “este es un comportamiento esperable, en todos lo lugares donde ingresó esta variante al ser más transmisible termina siendo la predominante. Lo importante es que esto pasa en un momento en el que Argentina tiene el 75% de los mayores de 18 años con el esquema completo de vacunación y el 90% de los mayores de 50 con dos dosis.” “Si esto hubiera pasado en julio o agosto con un porcentaje más bajo de personas con dos dosis el escenario sería otro”, añadió.

La funcionaria destacó que “lo importante ahora es que las personas que no iniciaron los esquemas de vacunación los comiencen, que aquellos que tienen solo una dosis se den la segunda y que se avance con la vacunación en adolescentes y niños”.

“También es importante que desde los sistemas de salud, ahora que tenemos muy pocos casos, se realice un buen control de los brotes, con rastreos, testeos y aislamiento de los contactos estrechos para disminuir al máximo la transmisión”, sostuvo.