La Justicia confirma que Rodríguez Larreta debe garantizar las vacantes en la escuela pública

En la Ciudad de Buenos Aires faltan solo en el nivel inicial unas 20.000 vacantes. Lo han probado los gremios docentes y lo padecen las familias que no tienen donde dejar a los niños más chicos para salir a trabajar.

El gobierno porteño ha esquivado el bulto y nunca informó oficialmente cuántos niños, niñas y adolescentes se ven afectados por esta situación, agravada en el Nivel Inicial. Sin embargo, hay proliferado los Centros de Primera Infancia, de carácter asistencial, que dependen del Ministerio de Desarrollo Social, una suerte de guarderías sin proyecto pedagógico y con docentes precarizados, gestionados por privados con el sostén económico del gobierno.

Esta semana, la Sala 3 de la Cámara de Apelaciones del fuero Contencioso de la Ciudad confirmó un fallo emitido por la jueza Elena Liberatori de primera instancia del año 2019. El fallo intima al gobierno de Horacio Rodríguez Larreta a garantizar el acceso a la educación pública en media docena de Distritos Escolares que suman una veintena de barrios. Las vacantes deberán ser publicadas en la página web del Gobierno de la Ciudad. Además, lo obliga a acreditar que efectivamente construyó las 54 escuelas que anuncian en su campaña electoral.

La información deberá precisar si se trata de obras nuevas, de mantenimiento, de ampliación, de mudanza, fecha de inicio y finalización, tipo de nivel del centro educativo, cantidad de vacantes que ofrece, domicilio y distrito escolar al que pertenece. Según Patricia Pines, docente e integrante del colectivo Vacantes para Todos, “la realidad es que esas escuelas no son reales, o la mayoría de ellas no se inauguraron”.

La medida, que beneficia a miles de estudiantes de la Ciudad, se tomó gracias al amparo que presentó el colectivo de familias Vacantes para Todos con el apoyo del Frente de Izquierda Unidad (FIT-U) en 2016.