En la Ciudad, Juntos por el Cambio perdió tres bancas en Diputados y seis en la Legislatura porteña

Por Franco Spinetta. Redacción Z

El oficialismo porteño tiene poco para festejar tras el resultado de las elecciones de este 14 de noviembre. La fuerza conducida por el jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta se mantiene como la primera minoría, pero reducirá a partir del 10 de diciembre el número de representantes legislativos, tanto en el Congreso Nacional como en la Legislatura porteña.

Las cinco fuerzas políticas que superaron las PASO compitieron por el reparto de las 13 bancas de la Cámara de Diputados que se renuevan este año. Juntos por el Cambio arriesgó 10 -cinco del PRO, tres de la UCR y dos de la Coalición Cívica-, mientras que las otras tres las puso en juego el Frente de Todos.

De acuerdo con el escrutinio provisorio, el oficialismo porteño renovará siete bancas, pero perderá otras tres. María Eugenia Vidal, Martín Tetaz, Paula Oliveto Lago, Ricardo López Murphy, Carla Carrizo, Fernando Iglesias y Sabrina Ajmechet tienen su lugar asegurado en la Cámara baja.

Los tres escaños que dejarán de ocupar diputados de JxC se repartirán de derecha a izquierda. En el caso de La Libertad Avanza, junto al economista Javier Milei entrará Victoria Villaruel, defensora de genocidas. Y por el FIT se sumará Myriam Bregman, la primera diputada nacional por la Ciudad de izquierda en 20 años, una de las abogadas de la Causa Esma..

En tanto, el Frente de Todos logró retener las tres bancas que puso en juego: ingresará Leandro Santoro, acompañado de Gisela Marziotta y Carlos Heller, quienes a su vez están renovando su banca como diputados por la Ciudad.

En la Legislatura, el escenario es igual de complejo para el larretismo. La lista encabezada por Emmanuel Ferrario obtuvo un 46,85% de los votos, mientras que la nómina del FdT consiguió un 25,43% y la de Avanza la Libertad un 16,72%.

Con ese caudal de votos, JxC accederá a 15 de las 30 bancas que se renuevan en diciembre próximo. Si bien parece una buena cosecha, actualmente el bloque oficialista reúne 38 escaños dentro del recinto y ponía en juego 21 legisladores que terminarán su mandato el 10 de diciembre.

 

De esta manera, el bloque que responde al jefe de Gobierno verá reducido su número de integrantes: perderá al menos seis lugares y quedará con 32 legisladores. Mantendrá así el quórum propio, pero quedará lejos de la mayoría especial (40 votos).

De igual manera que en el Congreso Nacional, los lugares que pierde JxC serán ocupados por el partido comandado por Milei, ya que de acuerdo con los números provisionales obtendrá cinco bancas.

Por su parte, el FdT -que tuvo al ex defensor del Pueblo Alejandro Amor como primer candidato- logró 480.927 votos, lo que representa, según la proyección, unas ocho bancas. El peronismo se consolida así como el principal bloque opositor: sumará dos lugares ya que solo puso en juego seis escaños y tendrá un bloque de 19 legisladores.

La izquierda también puede mostrarse satisfecha, ya que logró renovar las dos bancas que puso en juego. El FIT-U, que llevó como cabeza de lista a Gabriel Solano, tendrá tres legisladores propios.