El 80% de los porteños ya tiene el esquema completo de la vacuna contra el Covid

Por Demián Verduga. Redacción Z

Según las cifras del monitoreo del Ministerio de Salud nacional que conduce Carla Vizzotti, hay casi un 80% de la población argentina con una dosis y un 63 que recibió ambas.

En la Ciudad de Buenos Aires los números oficiales se ubican por encima del promedio del país. Hay 2.600.000 de porteños que recibieron la primera dosis y 2.344.293 que tienen las dos. Es decir: el 90% de las personas que viven en la Ciudad tienen una dosis y el 80%, el esquema completo. El indicador está por encima, por ejemplo, del de Reino Unido, donde solo el 68% de la población tiene ambas dosis.

En este contexto, las noticias que llegan desde el hemisferio norte despiertan interrogantes sobre el futuro. Después de casi dos años de la aparición del virus Covid-19, son varios los países europeos, y también los estados de Estados Unidos, en los que hay rebrotes fuertes de casos de coronavirus.

Una de las explicaciones del fenómeno es la gran cantidad de población que todavía no se vacunó. En Alemania, por ejemplo, 85 millones de personas, el 68% de la población, tiene el esquema completo. Esto significa que unos 24 millones de alemanes no tienen ningún tipo de inmunización.

La gran incógnita

La duda que es la siguiente: con números como los que se mencionaron antes, ¿alcanza para que pasado el verano no ocurra en el país y en la Ciudad lo mismo que en el Viejo Continente?

“Estamos con una situación epidemiológica muy favorable, en gran medida  ayudados por el clima. Los casos están creciendo. Venimos de un piso muy bajo y eso ayuda. A lo que tendríamos que apuntar es a tener un 90% de vacunados para el momento en que lleguen los meses del frío”, le dijo a Diario Z Ricardo Teijeiro, infectólogo del Hospital Pirovano y expresidente de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI).

“El flujo de vacunas ya no es un problema -agregó Teijeiro-. Ahora el punto son los que no se quieren vacunar. El problema que se puede presentar es que al percibir que disminuyó la circulación viral, el temor se reduzca, se crea que no hay riesgo y la gente ya no esté tan pendiente de vacunarse. Hay seguir comunicando, insistiendo”.

“El problema que se puede presentar es que al percibir que disminuyó la circulación viral, el temor se reduzca, se crea que no hay riesgo y la gente deje de ir a vacunarse”

Ricardo Teijeiro, infectólogo del Hospital Pirovano.

El especialista se refirió a la situación europea para analizar la situación. “Gran parte de los países de Europa tienen cerca el 70% totalmente vacunados, pero eso deja mucha gente afuera. Pensemos por ejemplo que un 20 por ciento de los argentinos no se vacunan. Estamos hablando de 9 millones de personas. Es mucha población susceptible y habilita un rebrote. Es en parte lo que le pasa a Alemania”.

Según Teijerio, ahora que hay vacunación pediátrica, la “población potencialmente vacunable supera el 90 por ciento. Es a eso a lo que tenemos que apuntar”.

Sobre las nuevas políticas de restricción que se están aplicando en el Hemisferio Norte, dirigidas centralmente a los no vacunados, Teijero sostuvo: “Tendrían que funcionar. La vacunación no es un beneficio individual. Es un tema social. Restringir a los no vacunados de la vida social no es una mala decisión porque perjudican al resto”.

La vacunación pediátrica avanza más lento que en el resto de las franjas etarias.

Las cifras nacionales muestran un techo del 80% para la primera dosis, por ahora, en cambio las de la Ciudad ya están en el 90. “Entre los que no se van a vacunar están algunos a los que se les complica llegar al lugar -dijo el infectólogo-. Es importante poner lugares móviles y hacerla lo más activa posible”.

“La Ciudad está cerca de la cifra ideal -agregó Teijeiro-. Es altamente probable que para marzo esté muy cerca del 90% con dos dosis. El tema es que se trata de una Ciudad a la ingresan millones de personas todos los días que viven en los alrededores. No es una isla. Y por lo tanto hay que lograr ese nivel en todo el país”.

Los niños

El monitor de vacunación nacional indica que, hasta ahora, en todo el país se vacunaron más de 4 millones de niños de entre 3 y 11 años. Esto representa alrededor del 65% de la población en esa franja etaria, es decir, que hay más de un tercio sin inmunización.

Los datos públicos de la Ciudad no discriminan a la población por debajo de los 30 años. No hay información precisa sobre cómo avanza la vacunación en los niños. Este medio se comunicó con la cartera de Fernán Quirós para realizar la consulta y, al cierre de esta nota, aún no habían informado esas cifras.

“Hay que trabajar con educación sobre la franja de población que no llevó a vacunar a los niños. Mostrarles que es una vacuna segura y que es más peligroso el Covid. Que muchos padres han vacunado a sus hijos contra enfermedades menos frecuentes.”

Sergio Snieg, pediatra.

“El tema con la vacunación pediátrica es que no es obligatoria. Los chicos dependen de que un adulto los lleve. La gran mayoría de los que se anotaron ya recibieron la vacuna. Los que aún no la recibieron son dos grupos: los que quisieron esperar para ver cómo funcionaba y los que decidieron no dársela por estar en contra”, le dijo a Diario Z el pediatra Segrio Snieg, miembro de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP).

“Puede ser que aumente la cantidad de chicos vacunados, pero por ahora está muy amesetado -agregó Snieg-. La gran mayoría de los que estaban de acuerdo con vacunar a sus hijos ya lo hizo. Sobre el resto hay que trabajar con educación. Mostrar que es una vacuna segura. Marcar que es más peligroso el Covid. Y que muchos padres han vacunado a sus hijos contra enfermedades mucho menos frecuentes y menos riesgosas”.   

“Para evitar lo que pasa en Europa tenemos que seguir aumentando la cantidad de vacunados y eso implica hacerlo con los chicos”, remató el pediatra.